Inicio / Opinión
Jonathan Gregory (UBS AM) /
La incertidumbre geopolítica influirá en la renta fija tanto como los bancos centrales
Por Jonathan Gregory

Los bancos centrales proporcionaron la fuerza motriz que impulsó los buenos resultados de las acciones y bonos de los mercados desarrollados desde el inicio de la Gran Recesión. Las políticas que pretendían contrarrestar los riesgos de la deflación nos trajeron yields mínimas en los bonos nunca vistas antes, tipo de interés negativos y compras de activos a una escala sin precedentes.

La mayoría de las clases de activos obtuvieron buenos resultados. Pero hoy una nueva fuerza marca el sentimiento de los mercados. Las tendencias en las relaciones internacionales, que durante los últimos 50 años han adoptado un enfoque liberal de mercado, de libre circulación de bienes y capitales, parecen estar cambiando. Esto plantea un nuevo reto para los inversores.

La señal más obvia es el empeoramiento de las relaciones entre Estados Unidos y China, que conlleva la amenaza de una guerra comercial, la manipulación de los valores de las divisas, los aranceles y la perturbación de las cadenas de suministro mundiales.

Y hay retos similares causados por decisiones políticas en otros lugares. La forma en que se desarrollen estos acontecimientos de carácter político tendrá tanta influencia en la rentabilidad futura de las inversiones como lo han hecho los bancos centrales en los últimos diez años. Pero son difíciles de predecir, incluso para los inversores más veteranos.

Actualmente nos enfrentamos a dos posibles escenarios principales. Por un lado, los líderes mundiales pueden dar marcha atrás a la actual fracturación de las relaciones internacionales hasta recuperar lo que ya se siente como 'El mundo de ayer'; el mundo de los mercados abiertos y el comercio relativamente libre.

De ser así, se evitaría el peor escenario para el crecimiento mundial. En la situación actual, es probable que los precios de los bonos caigan, sobre todo en Europa, donde las yields negativas de las principales economías reflejan actualmente unas perspectivas mucho más sombrías. 

Pero, por otro lado, la ruptura de las relaciones internacionales también podría acelerarse, quizás porque algunos líderes persiguen agendas populistas más estrechas, o porque ellos mismos no tienen el control total de los acontecimientos. Esto nos llevaría al "mundo de la incertidumbre" con precios más altos, inversión decreciente, menores beneficios y mayor desempleo. En este caso, los precios de los bonos subirían y los mercados de crédito y de renta variable se enfrentarían a graves riesgos a la baja. ¿Cómo pueden los inversores esperar proteger la rentabilidad de sus bonos en estas circunstancias?

En estas condiciones, sería recomendable evitar las exposiciones "conectadas” a los sectores que podrían ser vulnerables al regreso de "El mundo de ayer", como los bonos de la zona euro. Por el contrario, sería conveniente tomar posiciones diversificadas.

Actualmente, eso significa tener bonos en EE.UU. y China, pero con posiciones cortas en regiones caras como la eurozona. Esta es la estrategia utilizada por nuestro fondo Global Dynamic Bond Fund, que al no seguir un benchmark tiene flexibilidad para invertir en las mejores oportunidades de bonos a nivel mundial.

Esto debería soportar la rentabilidad tanto en "El mundo de ayer" como en el "mundo de la incertidumbre" porque, en cualquier caso, esperamos que estas regiones se comporten mejor; en otras palabras, ofrecen un mejor valor relativo actual.

Sobre Jonathan Gregory

Jonathan Gregory, responsable de renta fija en Gran Bretaña de UBS AM.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.