Inicio / Opinión
Por Jenn-Hui Tan (Fidelity International) /
Tres temas de inversión sostenible para 2021: el cambio climático, el bienestar de los empleados y la ética digital
Por Jenn Hui Tan

Necesitamos un clima estable para sobrevivir y, para lograrlo y prosperar, necesitamos una sociedad más equilibrada. Esto implica reducir las desigualdades sociales donde sea posible, lo que incluye asegurar acceso equitativo a internet a medida que el mundo cambia en esta dirección. En Fidelity localizamos tres temas de inversión sostenible cruciales en 2021: el cambio climático y el capital natural, el bienestar de los empleados y la ética digital.

1. Comprensión de los riesgos de la naturaleza como parte de la lucha contra el cambio climático

El cambio climático es el tema crítico de nuestro tiempo. Sin la rápida reducción de las emisiones de carbono, será cada vez más difícil, si no imposible, evitar los catastróficos efectos climáticos que alterarán radicalmente nuestra forma de vida. El impacto financiero por sí solo será inmenso. Un informe del Carbon Disclosure Project y del University College London estima que, si no se hace nada para reducir las emisiones, los costes de los daños relacionados con el clima ascenderán a 31 billones de euros anuales para el año 2200. Pero el impacto en la humanidad será tan devastador para entonces que el costo será irrelevante.

Fidelity International busca la descarbonización de varias maneras. Primero como gestor de activos a través de nuestras calificaciones de sostenibilidad. Las utilizamos para identificar las empresas expuestas a riesgos climáticos, ya sea físicamente o por el aumento de la regulación. Luego nos comprometemos con esas empresas a gestionar ese riesgo y a reducir las emisiones directas e indirectas. En segundo lugar, participamos en programas mundiales como la iniciativa Climate 100+, que empuja a los grandes emisores hacia modelos de negocio más sostenibles. Y, en tercer lugar, hemos establecido nuestro propio objetivo corporativo para lograr emisiones netas de carbono cero en toda la empresa para el año 2040. También nos hemos comprometido recientemente con la iniciativa Net Zero Asset Manager, que apoya las inversiones que se alinean con las emisiones netas cero para o antes de 2050.

En 2021, aumentaremos nuestros esfuerzos para comprender los riesgos que plantea la pérdida de capital natural. La pandemia del COVID-19 puede haber sido desencadenada por la expansión humana en los hábitats naturales, lo que pone de manifiesto el impacto de la pérdida de la naturaleza en nosotros. La mitad del PIB mundial (unos 44 billones de dólares) está "moderada o altamente vinculada" a la disponibilidad de capital natural, según el Foro Económico Mundial, por lo tanto, cualquier pérdida es ambiental y financieramente perjudicial. Además, los posibles bucles de retroalimentación negativa entre el cambio climático y la pérdida de la naturaleza (por ejemplo, a través de la deforestación) hacen que la erosión del capital natural sea un riesgo sistémico tanto para los inversores como para la sociedad.

Mejores datos y política gubernamental

Calcular y luego fijar el precio de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) sigue presentando desafíos, pero la calidad y la disponibilidad de la información están mejorando constantemente. Esperamos que el mismo esfuerzo e innovación en torno a las emisiones de GEI se dedique a valorar el capital natural y la biodiversidad en los próximos años. Dos áreas impulsarán esto: la recolección de datos y la política gubernamental.

Medir la biodiversidad puede ser más complejo que contar las emisiones de carbono, pero el big data permite evaluar múltiples entradas. Esperamos que surjan marcos de divulgación de riesgos similares a los del Grupo de Trabajo para la Divulgación Financiera relacionada con el Clima (TCFD) para el capital natural. Fidelity publicó recientemente su propio informe TCFD y alienta a las empresas en las que invierte a que lo hagan, así como a que revelen los riesgos basados en la naturaleza siempre que sea posible. Esto ha incluido la colaboración con empresas de repostería en su utilización del aceite de palma cultivado en el Asia sudoriental y la adhesión a una coalición de instituciones financieras de Europa para pedir a las empresas participadas que reduzcan la deforestación que se produce a lo largo de sus cadenas de suministro.

A las empresas les resultará cada vez más difícil evitar este tipo de obligaciones. La política ambiental está cobrando fuerza, desde el Acuerdo Verde de la UE hasta la reincorporación de Estados Unidos al Acuerdo de París, pasando por el anuncio de objetivos netos cero por parte de China, Japón y Corea del Sur. Estos últimos acontecimientos ponen en relieve el papel cada vez más importante que desempeñará Asia en el establecimiento de la agenda climática a medida que aumentan las ambiciones internacionales con vistas a una cumbre crucial de las Naciones Unidas sobre el cambio climático a finales de 2021.

2. Cuidar de los empleados, las cadenas de suministro y las comunidades

El bienestar de los empleados ha adquirido una nueva importancia tras el brote del COVID-19, ya son muchas las empresas que tratan de proteger a sus trabajadores y preservar sus negocios. Nuestra encuesta de analistas de noviembre reflejó esta tendencia, mostrando un gran aumento (en comparación con enero de 2020) en el número de analistas que informaron de que el bienestar de los empleados era una alta prioridad para las empresas.

En 2021, habrá más presión sobre las empresas para que asuman una mayor responsabilidad no sólo por el bienestar de sus empleados, sino también por la comunidad en general y por los individuos en sus (a menudo) complejas cadenas de suministro. Esto se debe en parte a los graves efectos que la pandemia ha tenido en los medios de vida de las personas. Según la Organización Internacional del Trabajo, sólo una quinta parte de los empleados de todo el mundo, 3.300 millones de personas, no se ha visto afectada por cierres totales o parciales de los lugares de trabajo como consecuencia del COVID-19.

Algunos se han visto más afectados que otros. Las mujeres, por ejemplo, han perdido más ingresos que los hombres. Por cada 100 hombres de 25 a 34 años que vivan en la pobreza extrema en 2021, habrá 118 mujeres, según ONU Mujeres, y 121 mujeres en 2030 si no se hace nada. Así que esperamos que las empresas hagan verdaderos esfuerzos para apoyar a su mano de obra femenina.

Los trabajadores de ciertos sectores han enfrentado problemas particulares. En 2020, Fidelity trabajó por dar a conocer la situación de 400.000 marinos atrapados en el mar que no podían desembarcar en los principales puertos después de que las autoridades nacionales impusieran restricciones en respuesta a la pandemia. Fidelity escribió a más de 30 empresas de los sectores del transporte marítimo y los fletes y ha invitado a otros inversores a que firmen conjuntamente una carta dirigida a las Naciones Unidas en la que se pide que se adopten medidas urgentes para hacer frente a la situación.

Por último, la gestión de la cadena de suministro fue un tema clave en 2020, y en 2021 tenemos previsto seguir trabajando en la auditoría de los proveedores para detectar prácticas deficientes o delictivas. En 2020, Fidelity se convirtió en miembro fundador de Investors Against Slavery and Trafficking Asia-Pacific (IAST APAC), una coalición de reciente creación que tiene por objeto prevenir la esclavitud moderna y hacer frente a los riesgos de la trata de personas.

3. Redefinir la ética para un mundo digital

Las herramientas digitales se han convertido en un salvavidas para muchos durante la pandemia, pero también han exacerbado la desigualdad económica. Alrededor de la mitad de la población mundial no tiene acceso a internet, según estimaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

En las zonas rurales y remotas, una proporción aún mayor no dispone de banda ancha ni de una forma de utilizar los servicios gubernamentales en línea. Esto crea una brecha entre los que pueden acceder a las oportunidades digitales y los que no pueden, incluso dentro de cada país. Por ejemplo, el 82% de las vacantes de empleo en el Reino Unido anunciadas en línea requieren conocimientos digitales, según el gobierno del Reino Unido. Por lo tanto, incumbe a los encargados de la formulación de políticas, las empresas y los inversores hacer de la accesibilidad digital una prioridad en 2021 y en adelante.

Fidelity apoyó recientemente el lanzamiento del primer Punto de Referencia de Inclusión Digital (DIB) de la World Benchmarking Alliance’s (WBA). El punto de referencia es el primero de su tipo que clasifica y califica a las 100 empresas tecnológicas mundiales más influyentes por su contribución a la inclusión digital. Fidelity se ha comprometido a liderar un compromiso de colaboración con las empresas participadas junto con nuestros socios de la WBA.

Otras áreas de la ética digital podrían afectar las valoraciones a corto plazo y la sostenibilidad a largo plazo de las empresas tecnológicas. En 2021, supervisaremos las que consideramos más cruciales: privacidad de datos, información errónea, fraude en línea, bienestar en línea y diseño ético de la inteligencia artificial. La acción reguladora hasta ahora se ha centrado en los tres primeros, pero creemos que el bienestar y el diseño serán cada vez más importantes.

El poder del compromiso

Todos los temas anteriores podrían resumirse en una buena gestión empresarial. Como parte de sus responsabilidades de gobernanza más amplias, las empresas tendrán que considerar la mejor manera de recuperarse de los efectos de la pandemia de manera sostenible. De lo contrario, es posible que tengan dificultades para mantenerse en el negocio a largo plazo. Las empresas con características de ESG fuertes tuvieron un mejor comportamiento en 2020 y deberían seguir atrayendo en el futuro más capital inversor que las que tienen una puntuación de ESG más baja.

Sobre Jenn Hui Tan

Jenn-Hui Tan es responsable mundial de supervisión e inversión sostenible en Fidelity International.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.