Inicio / Noticia
#MujeresqueTransforman /
El valor de la diversidad de género en el trabajo
10:15 | 05/03/2020
  • Para Elvira Vega, el talento es una combinación de saber hacer, compromiso y resultado, mientras que Marta García ha completado su visión añadiendo que para ella es la inteligencia en acción
  • Según las expertas, que exista un “retrato robot” de los líderes hace que una mujer que se vea excluida de la foto y por lo tanto, crea que tiene menos posibilidades
  • "El debate no debe girar en torno a la conciliación si no en torno al trabajo inteligente", apunta García-Valenzuelo
Por Sofía Cisneros

La diversidad aporta valor en el entorno de trabajo. A medida que los equipos integran componentes de distintas culturas, géneros o edades también están integrando distintos puntos de vista que enriquecerán sus decisiones y actividades. En este aspecto se ha centrado la última jornada de #MujeresQueTransforman de Afi Escuela de Finanzas, donde Marta García-Valenzuela, Socia Diversidad y Liderazgo Inclusivo de Talengo, y Elvira Vega, subdirectora general de Personas y Organización de Mapfre, han dado su opinión sobre la inclusión de diferentes tipos de talentos en las empresas y la importancia de la diversidad de género en las empresas.

Para Elvira Vega, el talento es una combinación de saber hacer, compromiso y resultado, mientras que Marta García-Valenzuela ha completado su visión añadiendo que, para ella, el talento es la inteligencia en acción. Respecto a las competencias que hoy en día consideran que deben tener los talentos, ambas han coincidido en que la rapidez y la motivación para formarse de manera continúa es un aspecto clave, sobre todo en el mundo digital. “La mirada turista, una mirada curiosa y con ganas de aprender es uno de los puntos que más valoramos”, ha asegurado Marta García-Valenzuela. “En este nuevo entorno de cambio constante y rapidez tenemos que volver a aprender cómo pensar”, añade.

La diversidad de género en las empresas

Respecto a la diversidad de género, las ponentes han reivindicado la escasa representación que tienen las mujeres, sobre todo en los niveles más altos de las jerarquías de las empresas. “Hay que evitar los sesgos inconscientes y dejar de gestionar desde la simpatía, eligiendo a aquel que es similar a ti, y empezar a gestionar desde la empatía, valorando lo que aporta la diversidad”, apunta García-Valenzuela.

Para Elvira Vega, el debate debería centrarse en la importancia de la diversidad y los talentos complementarios. “El talento no debe tener etiquetas, hay que ver lo que aporta. No se trata de ocupar los puestos con una copia del anterior”, completa García. Según explican, que exista un “retrato robot” de los líderes hace que una mujer que se vea excluida de la foto. “Cuando más excluida te ves, menos posibilidades crees que tienes”, aseguran. Poniendo sobre la mesa el controvertido debate de las cuotas, Elvira Vega ha señalado que “o hacíamos algo para acelerar la inclusión o llegar de forma natural nos llevaría más de 50 años. Hay que establecer objetivos concretos”. Mientras que García-Valenzuela se ha declarado "100% a favor de ellas". 

“Las medidas de conciliación pueden ser jaulas de oro”

La posibilidad de encontrar un equilibrio entre la vida personal y laboral es uno de los aspectos que más marca la carrera laboral de una mujer. En este sentido, para García-Valenzuela, el debate no debe girar en torno a la “conciliación” si no en torno al “trabajo inteligente”. “Ahora las carreas son más largas, antes esperábamos hasta la jubilación para hacer las cosas que siempre habíamos soñado, y eso hay que introducirlo en el día a día. Solo las empresas que apuesten por modelos que permitan a las personas tener orden en sus vidas serán los líderes del mañana”, señala la experta. “Cuando al talento le ayudas a que sus circunstancias personales estén resultas aumenta la confianza y el compromiso”, añade.

Según señala Vega: “A medida que subimos en la pirámide de una empresa, las mujeres van saltando. Parece que llega un momento en el que tienen que decidir entre trabajo y familia”, apunta. Sin embargo, para García-Valenzuela: “Las medidas de conciliación pueden llegar a ser jaulas de oro para las mujeres”, y aboga de nuevo por el desarrollo del trabajo inteligente.

La diversidad generacional: inclusión del talento sénior

Otro de los grandes retos a los que se enfrenta la sociedad es la longevidad. Pronto España se convertirá en uno de los países más envejecidos del mundo, algo que hará que las carreras profesionales se alarguen. Ante este reto, las empresas van a atener que ser capaces de mantener el talento sénior, favoreciendo su adaptación y aprendizaje. Según detalle Vega, para aprovechar las capacidades de todos trabajan con programas de mentoring. “Los más mayores transmiten a los jóvenes su cultura y habilidades, pero también a la inversa, los más jóvenes ayudan a los senior a desarrollar sus capacidades digitales”, concluye. 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.