Inicio / Noticia
El futuro de las pensiones /
Unespa pide mejorar la fiscalidad del ahorro para la jubilación
12:15 | 04/04/2017
  • "El sistema público de pensiones se mantendrá, pero su generosidad será menor en poco más de dos décadas, por lo que es fundamental establecer un sistema de ahorro complementario"
  • El ahorro finalista es la mejor solución, pero no uno voluntario, que lo que al final consigue es que haya jubilados "de segunda o de tercera" en función de que hayan ahorrado o no
  • "Es importante que quienes ahora tienen en torno a 40 años, que son los que más van a notar la caída de las pensiones, tengan tiempo para equilibrar ese efecto mediante el ahorro privado"
  • "Las empresas tendrán que ofrecer a los trabajadores productos transparentes y a costes razonables y el Estado tiene que aportar estímulos fiscales valientes"
Por Futuro a Fondo

La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, urge al Gobierno a hacerlo en esta legislatura, con el objetivo de que no haya jubilados "de segunda o de tercera". Durante su intervención en el Foro Europa, De Frutos dejó claro que el sistema público de pensiones se mantendrá, pero su generosidad será menor en poco más de dos décadas, por lo que es fundamental establecer un sistema de ahorro complementario.

"La generosidad del sistema de pensiones ya no se puede mejorar a través de la fiscalidad del empleo", señaló De Frutos, para quien "elevar las cotizaciones no es la mejor solución, pues la masa salarial que queda por gravar es demasiado pequeña como para confiarle el mantenimiento de nuestra tasa de sustitución".

Sin embargo, para que las pensiones mantengan un nivel parecido al actual, el ahorro finalista es la mejor solución, pero no uno voluntario, que lo que al final consigue es que haya jubilados "de segunda o de tercera" en función de que hayan ahorrado o no. Lo mejor es que sea un sistema automático, lo que otras veces ha calificado de "cuasiobligatorio" para que nadie se quede fuera y en el que participen los ahorradores, los gestores, los empresarios y el Estado.

Y debido a la curva demográfica, también es importante que quienes ahora tienen en torno a 40 años, que son los que más van a notar la caída de las pensiones, tengan tiempo para equilibrar ese efecto mediante el ahorro privado. Los partícipes o ahorradores tendrán que destinar una parte de sus ganancias a este fin, las empresas tendrán que ofrecerles productos "transparentes y a costes razonable" y el Estado tiene que aportar "estímulos fiscales valientes que conviertan el IRPF en una auténtica herramienta redistributiva en el tiempo", explicó.

Y los empresarios también deberán colaborar, pues "un buen sistema de ahorro colectivo simplemente no funcionará si no existe un sólido esquema de subvención condicionada". Esto significa que los empresarios tendrán que "acompañar" el esfuerzo ahorrador de los trabajadores subvencionando dicho ahorro con cantidades adicionales.

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario