Inicio / Noticia
PIAS, SIALP, Unit Linked, rentas vitalicias... /
Hay inversión para la jubilación más allá de los planes de pensiones
12:00 | 31/05/2018
  • A pesar de la mayor preocupación por el futuro de las pensiones públicas, el 67,9% de los planes de pensiones que hay contratados en España no recibe ninguna aportación al año
  • Los planes de pensiones no son los únicos productos a los que acudir con el fin de ahorrar para la jubilación. Con el mismo objetivo de ahorro encontramos a los PIAS, los PPA, los SIALP, los Unit Linked y las rentas vitalicias. 
  • En el primer trimestre de 2018, de hecho, el patrimonio de los planes de pensiones individuales ha caído un 0,65% mientras que el ahorro a través del seguro (en sus diferentes vehículos) se ha incrementado un 0,4%
  • La mejor parte se la llevan los SIALP, más conocidos como Planes de Ahorro 5, cuyo patrimonio ha aumentado un 11,6% entre enero y marzo hasta 3.309 millones de euros
Por Ana Llorens

Los españoles han situado la preocupación por las pensiones como la quinta más importante en marzo de 2018 desde la décima posición que ocupaba tan solo tres meses antes, lo que se traduce en un incremento del 21% en el nivel de preocupación, de acuerdo con los últimos datos del CIS. Con este incremento, lo lógico sería que aumentase la contratación de productos destinados al ahorro privado para este fin, pero lo cierto es que, paradójicamente, el número de partícipes de planes de pensiones ha bajado un 0,35% entre diciembre y marzo, de acuerdo con un estudio realizado por HelpMyCash.

El plan de pensiones, la alternativa que quiere incentivar el gobierno

Los planes de pensiones son productos de inversión pensados para el ahorro de cara a la jubilación. Con este tipo de productos podremos ir realizando aportaciones periódicas durante nuestra vida laboral y recuperar el dinero ahorrado en el momento en que nos jubilemos para complementar la pensión pública. Su iliquidez podría ser una de las razones por la que los españoles no se sienten seducidos por estos productos a pesar de ofrecer otras ventajas como el ahorro fiscal.

Aunque no se debe ser alarmista, lo cierto es que el envejecimiento de la población y la alta tasa de sustitución (lo que cobraríamos de pensión con respecto a nuestro último sueldo) hacen que las pensiones públicas no sean, en un futuro, sostenibles. Es por ello que el Gobierno tiene especial interés en fomentar la contratación de estos productos y parecernos más a nuestros vecinos europeos. Entre las medidas tomadas, en solo tres años se ha modificado la ley para rebajar las comisiones máximas que podrán cobrar las gestoras, han permitido una mayor liquidez para los planes con antigüedad superior a los 10 años y se está planteando un sistema semiobligatorio de ahorro para la jubilación con planes de pensiones a través del cual aportaríamos el 4% de nuestro sueldo bruto cada mes. 

Planes contratados durante el último año

Actualmente hay en España 9.687.005 planes de pensiones contratados. Los partícipes, en conjunto, realizaron aportaciones por valor de 905.918 mil millones de euros en marzo de 2018, de acuerdo con los últimos datos publicados por Inverco. Sin embargo, a pesar de la mayor preocupación por el futuro de las pensiones públicas, el 67,9% de los planes que hay contratados en España no recibe ninguna aportación al año, lo que significa que 5,2 millones de partícipes no realizaron ningún ingreso para su jubilación.

Entonces, si nos preocupa tanto la pensión pública, ¿por qué no hay más contratación de estos productos? Lo cierto es que los planes de pensiones no son los únicos productos a los que acudir con el fin de ahorrar para la jubilación. Con el mismo objetivo de ahorro encontramos a los PIAS, los PPA, los SIALP, los Unit Linked y las rentas vitalicias. 

En el primer trimestre de 2018, de hecho, el patrimonio de los planes de pensiones individuales ha caído un 0,65%, según datos de Inverco. Por su parte, el ahorro a través del seguro (en sus diferentes vehículos) se ha incrementado un 0,4%, según Unespa. La mejor parte se la llevan los SIALP, más conocidos como Planes de Ahorro 5, cuyo patrimonio ha aumentado un 11,6% entre enero y marzo hasta 3.309 millones de euros. Además, en el último año el crecimiento que han experimentado roza el 40%. Estos seguros individuales de ahorro a largo plazo limitan la aportación anual a 5.000 euros y tienen la gran ventaja de que los intereses que generan no tributan si se mantienen durante cinco años. 

Otra modalidad de ahorro, los PIAS o planes de ahorro sistemático, también registran un positivo comportamiento con un aumento del 13,64% interanual, hasta alcanzar los 12.576 millones en el primer trimestre de 2018, según Unespa. Este producto ha ganado atractivo con la reforma fiscal de 2015 al reducirse de 10 a 5 los años de contratación necesarios para poder rescatarlos; además, si se rescatan como rentas vitalicias los intereses están exentos de pagar impuestos, igual que los SIALP. 

Los Unit Linked han ganado también atractivo para los ahorradores y prueba de ello son los recientes lanzamientos por parte de varias aseguradoras. Es el caso de Mapfre con el lanzamiento de Rendimiento Activo 2T, un United Linked vinculado al Eurostoxx 50 o de Santalucía con MaxiPlan Inversión Personalizada, un seguro de ahorro en formato Unit Linked  en el que el inversor opta en la contratación entre cuatro posibles cestas, que utilizan siete fondos de inversión diferentes. A pesar de ello, los Unit Linked, que acumulan un patrimonio de 12.310 millones de euros, han registrado una caída del 5% en el primer trimestre del año.

Las rentas vitalicias también se llevan "el gato al agua"

Las rentas vitalicias se han disparado, también a causa de la ventaja fiscal que ofrecen desde 2015 que permite no tributar las plusvalías de la venta, por ejemplo, de un inmueble o elemento patrimonial, si se destina a tal fin. Es decir, si decidimos complementar nuestra pensión de jubilación con la venta de una vivienda, si el importe que obtengamos por la venta se destina a renta vitalicia, la posible plusvalía que obtengamos no tributará con una solo limitación: la cantidad máxima que se puede transformar en renta vitalicia son 240.000 euros.

Entre enero y marzo, un total de 19.658 personas mayores de 65 años han transformado el dinero logrado con la venta de algún elemento patrimonial, en una fuente garantizada de ingresos de por vida. Estas rentas vitalicias acumulan un volumen de ahorro bajo gestión de 1.771 millones de euros tras un incremento del 9,8% en el primer trimestre, según datos de Unespa.

 

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.