Inicio / Noticia
Lecciones de historia /
Harriet Taylor Mill, una luchadora del siglo XIX por la incorporación de la mujer al mundo laboral
16:15 | 02/03/2020
  • Harriet Taylor Mill adoptó una crítica posición en cuanto a la degradación que supone para las mujeres tener que ser dependientes económicamente de sus maridos
  • En su obra destacan escritos sobre las nuevas formas de entender las relaciones de pareja sin que exista un menoscabo en el reconocimiento de la mujer
  • Su obra comienza publicando poemas, revisiones y artículos para la Society for the Diffusion of useful Knowledge y el Monthly Repository, en 1830, años en los que también escribió sobre la violencia de género
Por Futuro a Fondo

A pesar de que Harriet Taylor Mill fue una de las mayores filósofas de su tiempo, ha pasado desapercibida entre los libros de historia. Dentro del proyecto de la Universidad de Sevilla, “La economía no es solo cosa de hombres”, Pilar de Fuentes, profesora de la Universidad, ha sido la encargada de resumir en unas páginas la vida y obra de esta intelectual. Más conocida por ser la mujer de John Stuart Mill (representante de la escuela económica clásica) que por su trabajo pionero de lucha por el derecho a la educación como base del desarrollo y la incorporación de la mujer al mercado laboral.

Taylor Mill nació 1807, en Londres, en un ambiente en el que la mujer ocupaba un rol secundario al hombre. “Era una sociedad en la que por ley la mujer estaba subyugada al marido, una época en la que estaba reprimido el desarrollo intelectual de la mujer. Las mujeres carecían de sufragio y su educación también estaba limitada”, apunta de Fuentes.

Según recuerda, una pequeña muestra de este papel secundario que ocupaban las mujeres es que nuestra protagonista, nacida como Harriet Hardy, sustituye sus apellidos primero por Taylor, de su primer marido (con el que contrajo matrimonio en 1826) y segundo por Mill (fecha de su segundo matrimonio 1851), quien fue el afamado filósofo, político y economista John Stuart Mill (1806-1873). Otro factor determinante que ilustra la situación de las mujeres a principios del siglo XIX fue la imposición de casarse a los 18 años con John Taylor debido a la buena posición económica y social que ocupaba éste.

“Todos estos factores contribuyeron a la crítica posición adoptada por Harriet en cuanto a la degradación que supone para las mujeres tener que ser dependientes económicamente de sus maridos”, explica de Fuentes.  Asimismo, según relata, en esa situación era muy difícil que los escritos de una mujer llegarán a ser tenidos seriamente en cuenta, por eso se desconoce en qué medida Harriet fue coautora de los libros de su segundo marido. De hecho, él mismo lo señala en su autobiografía, donde le otorga el papel de coautora para la mayoría de sus obras.

“Afortunadamente, para Harriet, fue la providencia la que cruzó en su camino a John Stuart Mill. A pesar de estar casada con John Taylor, se prodigaba en reuniones donde se departía de todo tipo de temas de carácter social y filosófico. Y en una de esas reuniones se conocieron”, narra Pilar de Fuentes. Según indica, se conocieron en una de las reuniones organizadas en casa del famoso teólogo William Johnson Fox, donde solían tratarse temas relacionados con el feminismo. “Stuart Mill era un gran defensor de los derechos de los individuos y esto le sirvió para beber del pensamiento de su adorada Harriet. Se enamoraron prácticamente a primera vista y se amaron hasta que la muerte los separó”, explica la autora.

Durante su relación protagonizaron un escándalo en la puritana sociedad victoriana, ya que se enamoraron cuando Harriet aún estaba casada con su primer marido. No obstante, en la mayoría de los escritos se destaca que mantuvieron una relación estrictamente intelectual, arropada por el talante consentidor de su marido. “Llama la atención, por tanto, que, aunque era permisivo en cuanto a los encuentros de la pareja, por contra, impidiera que Mill dedicara la obra “The Principles of Political Economy” a Harriet”, explica de Fuentes. Al final, en 1833, Harriet se separa de su primer marido, pero por respeto a él no se casó con Stuart Mill hasta 1851, dos años después del fallecimiento de John Taylor.

Sus obras fueron la cuna del sufragismo

A pesar de la difícil línea que separa la obra de Harriet con la de su segundo marido, según de Fuentes, sí se puede señalar como una de sus principales aportaciones a “The Enfrachisement of Women” (La liberación de la mujer). “En esta obra se pone de relieve un mayor radicalismo feminista en cuanto a las ideas que su propio segundo marido tenía, sobre todo con relación al trabajo de las mujeres”, apunta.

A ambos se les debe el establecimiento de las bases de la teoría política que acunó el sufragismo. En su obra destacan escritos sobre el matrimonio y el divorcio, nuevas formas de entender las relaciones de pareja sin que exista un menoscabo en el reconocimiento de la mujer, y que esta sea considerada igual que un hombre en términos de derechos ante las leyes.

Harriet Taylor Mill dedicó su vida a construir un mundo más equitativo y justo. Su obra comienza publicando poemas, revisiones y artículos para la Society for the Diffusion of useful Knowledge y el Monthly Repository, allá por la década de 1830. Escribió también en aquellos años sobre la violencia de género. Pero sus obras más significativas fueron “Enfranchisement of Women”, “On liberty”, “On the Futurity of the Working Classes” in Principles of Political Economy (escrito conjuntamente con su marido).

Comentarios

Yo he estudiado un MBA en la Escuela de negocios Harriet Taylor de Madrid. El nombre de esta escuela es un homenaje a esta gran mujer. Os dejo el enlace donde cuentan la historia de Harriet. www.escueladenegocioseuropea.com/historia-harriet-taylor/ Me encanta que la educación actual intente reivindicar el papel de las mujeres en la historia el progreso. Gracias por el artículo.

¡Sin duda una gran mujer! Gracias por leernos y facilitar información complementaria. ¡Un saludo Ana!

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.