Inicio / Noticia
La vida de 100 años /
La filosofía "YOLO" de los millennials, un freno para el ahorro y la inversión
15:15 | 18/02/2019
  • David Conde, socio fundador de Coinscrap: "La filosofía YOLO (You Only Live Once) lleva a los millennials a priorizar viajes y experiencias frente a la compra de un coche o una vivienda"
  • José Ruiz San Román (Universidad Complutense): “No es presentable el déficit de educación financiera y jurídica que hay en los colegios, la educación no está ajustada y creo que la industria financiera debería reclamar esa formación”
  • Gustavo Trillo, director comercial de Bestinver: “España ahorra poco, pero si lo comparamos con otros países tampoco es tan llamativa la diferencia, sin embargo sí lo es si medimos la inversión"
Por Sofía Cisneros

La generación sobre la que más ríos de tinta se han vertido en los últimos años practica una filosofía que supone un freno a la hora de prepararse para su jubilación futura. Durante un encuentro organizado por Caser, David Conde, socio fundador de Coinscrap, ha defendido que "la filosofía YOLO (You Only Live Once) lleva a los millennials a priorizar viajes y experiencias frente a la compra de un coche o una vivienda. Esto está marcando fuertemente las finanzas de una generación que llegará a los 100 años". 

De ahí que, entre las fórmulas más novedosas que pretenden fomentar el ahorro entre los millennials, están las que lo vinculan con el consumo. “Queremos ser el empujón que lleve a la sociedad a ahorrar de manera automática", añade Conde, quien ha desarrollado una aplicación que transforma las recaídas en el proceso de abandonar el hábito de fumar en ahorro automático. "Creemos en el poder del microahorro y del ahorro en base al comportamiento y de forma regular”, explica.

La educación financiera es otro de los desafíos de la filosofía millenial, una generación que también ha finalizado sus estudios haber aprendido a calcular una hipoteca, a hacer la declaración de la Renta o a ser consciente de la importancia del ahorro. “No es presentable el déficit de educación financiera y jurídica que hay en los colegios, la educación no está ajustada y creo que la industria financiera debería reclamar esa formación” ha defendido José Ruiz San Román, profesor de la Universidad Complutense en el ámbito de sociología y comunicación.

En opinión de Conde, el principal problema reside en la idea paternalista que la sociedad tiene del Estado. “Confiamos en que papá Estado lo arreglará todo, creo que los millenials sí están preocupados pero no concienciados de la magnitud del problema, la información debería ir hacia la gente y no al revés. Nuestro papel como miembros de la industria es adoptar una estrategia push, no pull, en la que que el ahorro se produzca de manera automática”. 

Vidas de 100 años

El aumento progresivo de la longevidad ha pillado a muchos por sorpresa y, tal y como ha explicado José Ruiz San Román, los avances más importantes de la humanidad se han producido en los últimos 150 años. "Hemos avanzado muy deprisa en estos años y ahora estamos atrapados por la longevidad. No es razonable que alguien esté sin trabajar 40 años, pero es muy difícil decírnoslo”. En este sentido, San Román insiste en que habrá que repensar el modelo que nos hace trabajar de los 24 a los 66 años, ya que hoy en dia carece de sentido. 

La necesaria concienciación sobre el ahorro es el ingrediente principal en la receta para afrontar el reto que supone la longevidad. Jose Luis Oros, fundador de Pensumo, ha incidido en que el cambio debe estar en la sociedad y que una vez esta esté concienciada, arrastrará al resto de realidades, como la financiera o la educativa. 

Por su parte, Gustavo Trillo, director comercial de Bestinver, ha señalado que la clave para afrontar los retos que la longevidad plantea, sumados al problema de la insostenibilidad del sistema de pensiones es “ahorrar más e invertir mejor”. A su vez, ha añadido que debemos incorporar de manera obligatoria el ahorro en nuestra rutina, como si se tratase de un gasto mensual más. “España ahorra poco, pero si lo comparamos con otros países tampoco es tan llamativa la diferencia, sin embargo sí lo es si medimos la inversión. Tenemos que adecuar nuestras carteras a nuestro horizonte temporal y la mayoría de ahorros están en fondos con una rentabilidad muy baja”. 

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario