Inicio / Noticia
El mercado en pandemia /
¿Existe la resiliencia financiera?
14:30 | 18/03/2021
  • Strecht Ricou (Libertex): “Las emociones, sentimientos y factores culturales han influido en los precios de los activos financieros en los mercados a lo largo de la pandemia, provocando una distorsión entre los precios en los mercados y la economía real”
  • La corrección de precios demostrada entre marzo y mayo de 2020 atrajo a muchos nuevos inversores a los mercados
  • La emisión de letras del Tesoro y la presión inflacionaria sobre las economías, sumadas a que los mercados de acciones y bonos se acerquen a máximos son factores determinantes para que continúe la tendencia alcista o comience una corrección
Por Futuro a Fondo

A pesar de la resiliencia humana frente al riesgo para la salud pública y el desastre económico, durante estos meses muchas personas han experimentado importantes dificultades y angustia. El dolor, la tristeza y la incertidumbre de lo que nos espera han sido denominadores comunes, pero estas adversidades llevan a adoptar una actitud resiliente que permite desarrollar planes realistas y tomar decisiones complejas. 

Eduardo Strecht Ricou, analista senior de Libertex, explica esta situación en los inversores y los mercados financieros: “En el contexto financiero, las emociones, sentimientos y factores culturales intrínsecos a cada sociedad y generación han influido en los precios de los activos financieros en los mercados a lo largo de la pandemia, provocando una distorsión entre los precios en los mercados y la economía real”.

Las emociones dominaron los mercados

Según Strecht Ricou, los mercados han vivido tres fases. La primera fue el pánico que provocó la caída del mercado del petróleo el año pasado, cuando el precio del barril de petróleo alcanzó valores negativos debido a los disparados costes de almacenamiento. Esto dio lugar a una distorsión de los precios en abril de 2020. 

“Tan pronto como obtuvimos información y compilamos estrategias para enfrentar la pandemia, los precios del petróleo se estabilizaron en alrededor de 30 dólares por barril en la primera fase. A medida que surgió más certeza sobre cómo lidiar con la pandemia y mantener la economía en funcionamiento con restricciones de distanciamiento social, los precios del petróleo volvieron a niveles pre pandémicos de alrededor de 60 dólares. Más que nada, el movimiento inicial en los precios del petróleo fue la acción emocional del pánico”, afirma el analista de Libertex.

Los mercados pronto recuperaron la confianza, gracias a la llegada de las vacunas, por un lado y los bancos centrales y los poderes políticos, por otro, que señalaron a los mercados que estaban preparados para resistir las crisis económicas y sociales.

En una segunda fase, después del miedo y el pánico, “la codicia pareció apoderarse de los mercados financieros”, según Strecht Ricou “una señal de que la historia se repite”.

El analista explica que la corrección de precios demostrada entre marzo y mayo de 2020 atrajo a muchos nuevos inversores a los mercados. Además, reducir el coste del dinero (las tasas de interés fueron a cero) funcionó para dar impulso en los mercados de valores y bonos. En los mercados menos líquidos que las criptomonedas, esta dinámica fue más agresiva y acentuada. “Por ejemplo, en el caso de Tesla, surge la pregunta de si los nuevos accionistas están o no pagando una prima muy alta en relación con las expectativas de venta de coches eléctricos de la empresa”.

La alta volatilidad significa una alta incertidumbre en los mercados

La volatilidad sigue siendo muy alta. El Índice de Volatilidad Nasdaq 100, que se situó en 15 puntos en marzo de 2019, subió a 45 puntos a principios de la pandemia. A principios de marzo operaba en 30 puntos. Según el analista de Libertex: “Si analizamos los primeros días de marzo de 2020, veremos una caída del 9,48% el martes, un aumento de 12,5% el día anterior, y una caída del 10,44% el viernes anterior. En marzo de 2021, el Nasdaq 100 está viendo un efecto yoyó, aunque sus cambios a mediados de marzo eran sólo de -0,89 %. Esto demuestra que los inversores están tomando posiciones de corto plazo con un alto volumen de trading, a pesar de la alta volatilidad. El mercado está principalmente en una tendencia lateral a la espera de un nuevo evento o confirmación”.

Tasas de interés y la emisión de nuevos bonos del tesoro

Las tasas de interés de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, generalmente, ofrecen pistas de lo que está por venir. El Tesoro comenzó a vender bonos, una señal de la primera lucha significativa a la que se enfrenta para financiar el paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares, aprobado recientemente por el Congreso.

En China, las señales de que el gobierno podría reducir el ritmo de los estímulos monetarios y fiscales han llevado al mercado a corregir en los últimos días, principalmente por el rápido aumento de la deuda corporativa en ese país. Esto indica que el desapalancamiento de la economía debería ser una de las prioridades del año.

Debido al optimismo sobre los programas de vacunación, la aprobación del paquete de estímulo en Estados Unidos y la posible reanudación de la actividad económica a nivel mundial, la OCDE ha revisado su pronóstico de crecimiento del 4,2% en noviembre de 2020 al 5,6% en 2021.

¿Qué será lo siguiente?

Todavía están por llegar algunas incertidumbres en los mercados financieros. Según Strecht Ricou: “Por un lado, acabamos de doblar la esquina para reabrir la economía a nivel mundial. Sin embargo, los mercados financieros siguen viviendo una volatilidad muy alta, lo que aumenta los riesgos de inversión”.

La emisión de letras del Tesoro y la presión inflacionaria sobre las economías, sumadas a que los mercados de acciones y bonos se acerquen a máximos son, sin duda, factores determinantes para que continúe la tendencia alcista o comience una corrección.

Entonces, ¿cómo posicionarse? El analista de Libertex concluye: Para las posiciones a corto plazo, reducir la exposición para reducir el riesgo. Debido a que los fundamentales están distorsionados, esencialmente adoptar una estrategia técnica con preferencia por posiciones en activos líquidos, como índices y acciones de gran capitalización. Además, emocionalmente, prepárate para cualquier movimiento repentino en los mercados, ya sea una corrección o una subida. Los inversores deben prestar atención a los datos de inflación y cómo se desarrollan las tasas de interés de los bonos del Tesoro de los EE.UU. porque estos determinarán la tendencia a corto plazo”.