Inicio / Noticia
Allianz Global Wealth Report /
Los activos financieros globales caen en 2018 por primera vez desde la crisis financiera
17:00 | 24/09/2019
  • En 2018 los activos financieros en los países industriales y emergentes disminuyeron simultáneamente por primera vez
  • Los activos financieros brutos mundiales de los hogares cayeron un 0,1% y se mantuvieron más o menos planos en 172,5 billones de euros
  • En 2018, los activos financieros brutos en los mercados emergentes no sólo disminuyeron por primera vez, sino que la caída (del -0,4%) también fue más pronunciada que en los países industrializados (-0,1%)
  • La proporción de ahorros nuevos en el ahorro total ha caído de más del 50% antes e inmediatamente después de la crisis a apenas un 25% en 2018
Por Futuro a Fondo

Allianz ha dado a conocer la décima edición de su "Global Wealth Report", que pone bajo la lupa la situación de activos y deudas de los hogares en más de 50 países. Según el informe, en 2018, los activos financieros en los países industriales y emergentes disminuyeron simultáneamente por primera vez.

Ni siquiera en 2008, en el apogeo de la crisis financiera, sucedió algo similar. En todo el mundo, los ahorradores están en una situación complicada: por un lado, la escalada del conflicto comercial entre Estados Unidos y China, la interminable "saga del Brexit" y el aumento de las tensiones geopolíticas, y por otro, el endurecimiento de las condiciones monetarias y la (anunciada) normalización de política monetaria. Los mercados bursátiles reaccionaron en consecuencia: los precios globales de las acciones cayeron alrededor de un 12% en 2018. Esto tuvo un impacto directo en el crecimiento de los activos.

Los activos financieros brutos mundiales de los hogares cayeron un 0,1% y se mantuvieron más o menos planos en 172,5 billones de euros. "La creciente incertidumbre cobra su peaje", dijo Michael Heise, economista jefe de Allianz. "El desmantelamiento del orden económico mundial basado en reglas es perjudicial para la acumulación de riqueza. Las cifras sobre el crecimiento de los activos también lo hacen evidente: El comercio no es un juego de suma cero. O todos están en el lado ganador, como en el pasado, o en el lado perdedor, como sucedió el año anterior. El proteccionismo agresivo no conoce ganadores". añade Heise.

La convergencia entre los países más pobres y los más ricos se detiene

En 2018, los activos financieros brutos en los mercados emergentes no sólo disminuyeron por primera vez, sino que la caída (del -0,4%) también fue más pronunciada que en los países industrializados (-0,1%). El débil desarrollo en China, donde los activos cayeron un 3,4%, desempeñó un papel clave en esto. Sin embargo, otros mercados emergentes importantes como México y Sudáfrica también tuvieron que asumir pérdidas significativas en 2018.

Este es un cambio de tendencia notable. En las últimas dos décadas, la brecha de crecimiento entre las regiones más pobres y ricas del mundo sigue siendo de un promedio impresionante de 11,2 puntos porcentuales. Parece que las disputas comerciales han establecido una señal abrupta para el proceso de recuperación de los países más pobres.

Sin embargo, los países industrializados tampoco se beneficiaron. Tanto Japón (-1,2%) como Europa Occidental (-0,2%) y América del Norte (-0,3%) tuvieron que hacer frente al crecimiento negativo de los activos.

El precio de los bajos rendimientos

Al mismo tiempo, los nuevos ahorros establecen un récord. Aumentaron un 22%, hasta alcanzar más de 2.700 millones de euros. El aumento del flujo de fondos, sin embargo, fue impulsado exclusivamente por los hogares estadounidenses, que, gracias a la reforma fiscal de Estados Unidos, aumentaron sus nuevos ahorros en un 46%; así, dos tercios de todos los ahorros en los países industrializados se originaron en Estados Unidos. Pero el análisis de los nuevos ahorros en 2018 revela otra peculiaridad: los ahorradores parecían dar la espalda a la clase de activos de seguros y pensiones.

La proporción de ahorros nuevos en el ahorro total ha caído de más del 50% antes e inmediatamente después de la crisis a apenas un 25% en 2018. Y mientras que los hogares estadounidenses aumentaron a cambio su demanda de valores, todos los demás hogares prefirieron depósitos bancarios: en Europa occidental, por ejemplo, dos tercios de los nuevos ahorros terminaron en las arcas bancarias; en todo el mundo, los depósitos bancarios siguieron siendo el destino más popular para el ahorro nuevo, por octavo año consecutivo.

Sin embargo, esta inclinación por los activos líquidos y supuestamente seguros, cuesta cara a los ahorradores: se espera que las pérdidas sufridas por los hogares como resultado de la inflación hayan aumentado a casi 600.000 millones de euros en 2018. "Es un comportamiento de ahorro paradójico", dijo Michaela Grimm, coautora del informe. "Muchas personas ahorran más porque esperan una vida más larga y activa en la jubilación. Al mismo tiempo, evitan exactamente aquellos productos que ofrecen una protección eficaz de la vejez, a saber, seguros de vida y anualidades. Aparentemente, el entorno de bajo rendimiento socava la voluntad de ahorrar a largo plazo. Pero el mundo necesita más ahorradores e inversores a largo plazo para hacer frente a todos los próximos desafíos".

El crecimiento de los pasivos se estabiliza a alto nivel

Los pasivos de los hogares en todo el mundo aumentaron un 5,7% en 2018, un poco por debajo del nivel del año anterior del 6,0%, pero muy por encima de la tasa media de crecimiento anual a largo plazo del 3,6%. Sin embargo, la relación de deuda mundial (pasivos como porcentaje del PIB) se mantuvo estable en el 65,1%, gracias a un crecimiento económico todavía robusto.

La mayoría de las regiones vieron un desarrollo similar a este respecto. Asia (excluyendo Japón) es un caso diferente. Sólo en los últimos tres años, el coeficiente de endeudamiento se retrajo en casi diez puntos porcentuales, impulsado principalmente por China (+15 puntos porcentuales). "La dinámica de la deuda en Asia y particularmente en China es, al menos, preocupante", comentó Patricia Pelayo Romero, coautora del informe. "Con un ratio de deuda del 54%, los hogares chinos ya están relativamente tan endeudados como, por ejemplo, los alemanes o italianos. La última vez, tuvimos que presenciar un aumento tan rápido del endeudamiento privado fue en Estados Unidos, España e Irlanda poco antes de la crisis financiera. En comparación con la mayoría de los países industrializados, los niveles de deuda en China siguen siendo notablemente más bajos. Sin embargo, los organismos de supervisión ya no deben dejar de estar atentos. El crecimiento impulsado por la deuda no es sostenible, ni siquiera China es inmune a una crisis de deuda", añade esta experta.

Debido al fuerte crecimiento de los pasivos, los activos financieros netos, es decir, la diferencia entre los activos financieros brutos y la deuda cayó un 1,9%, hasta los 129,8 billones de euros al cierre de 2018. Los países emergentes, en particular, sufrieron una drástica disminución, los activos financieros netos se redujeron un 5,7% (países industrializados: -1,1%).

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.