Inicio / Noticia
Megatendencias con Pictet /
El poder de las olas, la energía renovable más desatendida
13:45 | 10/05/2018
  • Eco Wave Power, una compañía israelí, ha desarrollado una tecnología para extraer energía de las olas y convertirla en electricidad con el 90% de los equipos en tierra y solo el 10% en el agua
  • Al permitir que se mantenga la mayor parte del equipo en tierra se reducen algunos de los desafíos tradicionalmente asociados a la energía de las olas, como los altos costes de implementación y mantenimiento, el riesgo de corrosión y el impacto potencialmente negativo en la vida marina
  • El sistema de EWP se basa en flotadores simples unidos a estructuras en la orilla a modo de rompeolas
  • Un proyecto piloto ya está en funcionamiento en Gibraltar, donde el equipo ha demostrado su capacidad para resistir las tormentas. Con una capacidad inicial de 100KW, es el primer conjunto comercial de energía undimotriz en Europa que vende electricidad a la red
Por Futuro a Fondo

En la carrera por la generación de energía renovable, hay una fuente que ha sido pasada por alto: el océano. Es una pena, ya que sus olas tienen el potencial de proporcionar el doble de electricidad que el mundo produce ahora, de acuerdo con el Consejo Mundial de la Energía. Dede Pictet Asset Management destacan el ejemplo de un proyecto empresarial que forma parte de su portfolio de inversión en megatendencias. Se trata de Eco Wave Power, una compañía israelí que ha desarrollado una tecnología para extraer energía de las olas y convertirla en electricidad. "Es un sistema muy simple, con el 90% de los equipos en tierra y solo el 10% en el agua", dice Inna Braverman, cofundadora de Eco Wave Power.

Al permitir que se mantenga la mayor parte del equipo en tierra se reducen algunos de los desafíos tradicionalmente asociados a la energía de las olas, como los altos costes de implementación y mantenimiento, el riesgo de corrosión y el impacto potencialmente negativo en la vida marina. "No requiere naves o buzos y hay un fácil acceso para el mantenimiento, a diferencia de las tecnologías de generación marina competidoras, que operan principalmente en alta mar. Y puede generar energía tanto de noche como en atmósferas contaminadas, a diferencia de la energía solar ".

El sistema de EWP se basa en flotadores simples unidos a estructuras en la orilla a modo de rompeolas. Se elevan y caen con las olas, creando presión hidráulica que se puede canalizar a los edificios en tierra firme para encender los motores y generar electricidad. La automatización inteligente controla el proceso para suavizar la generación de energía y la alimenta a la red: si las olas se vuelven demasiado ásperas, puede subir o bajar los flotadores para protegerlos de daños.

Diez flotadores conforman un módulo de generación de energía, que es capaz de producir un megavatio de potencia, suficiente para abastecer a alrededor de 1.000 hogares. El sistema se pueden unir a cualquier estructura hecha por el hombre, incluidos muelles, muelles y plataformas, así como rompeolas, y se pueden adaptar en tamaño y disposición para adaptarse al espacio y el clima.

Un proyecto piloto ya está en funcionamiento en Gibraltar, donde el equipo ha demostrado su capacidad para resistir las tormentas. Con una capacidad inicial de 100KW, es el primer conjunto comercial de energía undimotriz en Europa que vende electricidad a la red

Braverman y Leb son optimistas y mantienen su objetivo de instalar 130MW de capacidad en los próximos cinco años para aumentar la capacidad de generar el 15% de las necesidades de electricidad del territorio de Gibraltar, mientras ponen en marcha proyectos similares en Israel, México y China. La mayoría de las instalaciones pueden hacerse de acero fabricado localmente importando solo de Israel el sistema operativo inteligente. Además, se prevé la creación de empleo local para el mantemiendo de la planta una vez instalada.

La energía de las olas ya puede competir en precio con la energía solar y puede abaratarse aún más gracias a las economías de escala. Como la densidad del agua es 800 veces mayor que la densidad del aire, se pueden generar cantidades mucho mayores de electricidad con dispositivos mucho más pequeños. En Israel, por ejemplo, los 3,5 kilómetros de rompeolas a lo largo de su costa podrían acomodar generadores de energía de olas de 50MW, suficientes para abastecer a 50.000 personas. Eventualmente, con poco más de la mitad de la población mundial que vive a menos de 200 km del mar, la energía de las olas tiene el potencial de convertirse en una de las principales fuentes de energía. "Será parte del panorama de energías renovables junto a la energía solar, eólica y biocombustibles. En el futuro no habrá una sola fuente de energía como sucede con los combustibles fósiles", afirma David Leb, cofundador de Eco Wave Power.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.