Inicio / Noticia
Por primera vez desde 2003 /
El BCE revisa su estrategia: ¿Qué dirección tomará?
17:00 | 27/01/2020
  • La revisión englobará el objetivo de inflación y sus “herramientas” estándar, cómo puede comunicar mejor su estrategia al público y cómo incorporar mejor la sostenibilidad a su marco de política monetaria
  • El BCE encontrará alivio en la ligera estabilización de los datos macroeconómicos europeos gracias, en gran medida, a la reducción de las tensiones geopolíticas
  • En caso de que se produzca una crisis externa, los expertos de Fidelity no albergan dudas de que el BCE superará sus limitaciones internas y responderá con más compras de activos para dar apoyo a los mercados y a la economía
Por Futuro a Fondo

La última reunión del Banco Central Europeo (BCE), celebrada el pasado jueves 23 de enero, se centró en el anuncio de la revisión de su estrategia, la primera desde 2003. Según Andrea Iannelli, director de inversiones en renta fija de Fidelity International, el BCE no varió el rumbo, ni introdujo cambios en el tipo de depósito ni en el programa de relajación cuantitativa. “No ha sido ninguna sorpresa para el mercado y gran parte de la reunión se destinó al anuncio de la revisión de su estrategia”, ha señalado.

Según explica Iannelli, el Consejo de Gobierno del BCE parece manejar una visión más positiva sobre el crecimiento, en sintonía con la reciente estabilización de los datos macroeconómicos, y unos riesgos bajistas “menos pronunciados”. Sin embargo, la inflación sigue dando dolores de cabeza a la entidad. “Las presiones inflacionistas subyacentes todavía son tímidas y se prevé que la inflación general se mantenga en torno a los niveles actuales, con una política monetaria que seguirá siendo muy expansiva durante un periodo prolongado”, ha señalado el experto de Fidelity.

La revisisón de la estrategia del BCE

Como ocurre con otros grandes bancos centrales, el BCE se ha embarcado formalmente en una revisión que examinará todos los aspectos de su cometido y papel de forma “amplia y completa”. Esta revisión englobará no solo el objetivo de inflación del banco central, que sigue siendo la base de su misión, y sus “herramientas” estándar, sino también cómo puede comunicar mejor su estrategia al público en general y cómo incorporar mejor la sostenibilidad a su marco de política monetaria.

Durante la rueda de prensa, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, se enfrentó a varias preguntas sobre el cambio climático y los planes del BCE en materia de sostenibilidad. “Dado que el cambio climático se considera una 'amenaza para la estabilidad financiera', Lagarde señaló que el BCE examinará detalladamente qué papel podría desempeñar en esta área. Sin embargo, no será fácil delimitar con claridad los papeles del BCE y de los respectivos estados europeos”, añade.

Se prevé que la revisión se prolongue hasta finales de 2020, aunque, según explica Iannelli, con su “terminará cuando haya terminado” Lagarde dejó entrever cierta flexibilidad en torno a la fecha de finalización. "De cara al futuro, los inversores se centrarán en cuál será el resultado más probable de esta revisión y sus implicaciones para los mercados", ha apuntado el experto.

 A la vista del reto que ha supuesto estimular la inflación para el BCE, y dado que las expectativas de inflación han regresado a su objetivo actual, la previsión general es que el objetivo cambie a una horquilla en torno al 2% (en lugar del actual inferior, pero cercano al 2%). “Eso significaría permitir que la inflación supere este objetivo si se considera un fenómeno temporal y consolidaría un sesgo más expansivo de cara al futuro”, añade Iannelli.

En este sentido, el director de inversiones de Fidelity, considera que también es probable que las compras de activos pasen a ser un elemento más del arsenal de política monetaria del BCE, en lugar de una excepción. Asimismo, ha señalado que “el BCE dedicará sin lugar a dudas mucho tiempo a su estrategia de comunicación a la vista de los retos y resistencias que está experimentando con su política de relajación cuantitativa y tipos negativos”.  

El legado de Lagarde y sus implicaciones para los mercados

Para Iannelli, en general, la revisión será el legado de Lagarde en el BCE y definirá su deseo de llevar al banco central en una nueva dirección. Sin embargo, espera que la revisión refuerce el sesgo expansivo del BCE y mantenga la política monetaria en la senda trazada por su predecesor Mario Draghi.

“A corto plazo, el BCE encontrará alivio en la ligera estabilización de los datos macroeconómicos europeos gracias, en gran medida, a la reducción de las tensiones geopolíticas. No obstante, el banco central estará preparado para actuar con más estímulos en caso de que el rebote se quede sin fuelle. Creemos que es más probable que haya recortes de tipos que más estímulos cuantitativos a tenor de las limitaciones legislativas a las que está sometido el BCE en relación con los segundos, y al hecho de que los tipos diferenciados parecen estar funcionando “extremadamente bien”, como indicó Lagarde durante la rueda de prensa”, ha señalado Iannelli.

Según Iannelli, para los inversores es poco probable que la revisión tenga implicaciones significativas a corto plazo; así, los tipos de interés probablemente se mantengan dentro de rangos claramente definidos en ausencia de grandes turbulencias. “Sin embargo, teniendo en cuenta los retos que plantea una nueva ampliación del programa cuantitativo, esperamos que la deuda pública con vencimientos más largos se resienta, especialmente en los mercados del núcleo del euro, y que las curvas incrementen su pendiente a consecuencia de ello”, añade.

En caso de que se produzca una crisis externa, por ejemplo si EE.UU. decide aplicar aranceles para penalizar las exportaciones europeas, los expertos de Fidelity no albergan dudas de que el BCE superará sus limitaciones internas y responderá con más compras de activos para dar apoyo a los mercados y a la economía. “Entonces, revisaríamos nuestra exposición a la curva a la luz de los nuevos acontecimientos, pero por ahora nuestra hipótesis de trabajo es que se avecinan curvas más inclinadas”, ha apuntado.

“Entretanto, la deuda corporativa europea parece descontar todas las buenas noticias, sobre todo en el segmento de mayor calidad del universo, y las valoraciones no son tan atractivas como hace doce meses. Por lo tanto, está justificada una exposición más neutral al mercado, con un perfil de riesgo-rentabilidad asimétrico a los niveles actuales”. Sin embargo, a más largo plazo, el experto considera que los mercados de deuda corporativa europea deberían seguir mostrando una base sólida, no sólo gracias al programa de compras del BCE, sino también a las cuantiosas entradas de capitales que sigue registrando esta clase de activos a medida que los inversores europeos ávidos de rendimientos se adentran en los bonos corporativos en busca de rentas.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.