Paula Mercado (VDOS) /
La ratio PER como indicador de valoración de una acción
12:30 | 19/07/2021
  • La ratio PER es la medida del precio de las acciones de una empresa en relación con sus beneficios o ganancias
  • Considerar una cartera a través de la lente PER puede ayudarle a evitar dejarse llevar por euforias o miedos que conduzcan a burbujas o pánicos. También puede ayudarle a saber si una acción se está sobrevalorando y si ya no obtiene suficientes beneficios como para compensar su precio
  • La ecuación es: ratio PER = precio por acción / beneficios por acción.
Por Paula Mercado

La ratio precio/beneficio, o ratio PER, es la medida del precio de las acciones de una empresa en relación con sus beneficios o ganancias. Cuando se toma la decisión de invertir o no en una determinada compañía cotizada, la ratio PER puede servir de ayuda para explorar la dirección futura de la acción. Puede indicar si su cotización es cara o barata, en comparación con otras empresas del mismo sector.

La ratio PER fue utilizada por Benjamin Graham, quien no solo fue el mentor de Warren Buffett, sino que también se le atribuye la creación de la inversión de estilo value, o valor. Graham consideraba a esta ratio como una de las mejores maneras de saber si una acción cotizaba sobre una base especulativa o de inversión.

Una cuenta de resultados indica el comportamiento del negocio de una empresa. La ratio PER da una indicación de cómo creen los inversores que una empresa está funcionando. En otras palabras, muestra cuánto están dispuestos a pagar los inversores por cada euro de beneficio.

¿Cómo funciona la ratio PER?

Antes de utilizar esta ratio, conviene aprender qué es el PER. Su cálculo es sencillo, siempre y cuando conozca el precio de las acciones y las ganancias por acción (EPS, o beneficios por acción) de una compañía determinada. La ecuación es: ratio PER = precio por acción / beneficios por acción.

Supongamos que una compañía declara beneficios diluidos por acción de 2 euros y que cotiza a 20 euros por acción. En ese caso, la relación PER es de 10 (20 euros por acción / 2 euros de ganancias por acción = PER de 10). Esta información es útil porque, invirtiendo la ratio PER, se puede averiguar el rendimiento de los beneficios de una acción: rendimiento de beneficios = beneficios por acción / precio por acción. Esta información permite comparar con otras inversiones (Letras del Tesoro, bonos y pagarés, certificados de depósito, mercados monetarios o inmobiliario, entre otros) el rendimiento que realmente se está obteniendo del negocio de la compañía.

Adicionalmente, es importante llevar a cabo un análisis detallado, buscando evitar trampas de valor. Pero considerar una cartera a través de la lente PER puede ayudarle a evitar dejarse llevar por euforias o miedos que conduzcan a burbujas o pánicos. También puede ayudarle a saber si una acción se está sobrevalorando y si ya no obtiene suficientes beneficios como para compensar su precio. Sin embargo, nunca debe confiarse solo en la ratio PER cuando se selecciona una inversión. La ratio puede orientar, pero debe apoyarse en un análisis adicional más amplio.

Ratios PER sectoriales

Cada sector tiene un rango de PER distinto, normal para ese grupo de compañías. Por ejemplo, el análisis de Fidelity a principios de 2021 fijó la ratio PER promedio de las compañías del sector salud en casi 70 mientras que, en el sector bancario, las empresas tendían a tener un PER de poco menos de 11,5. Siempre habrá excepciones, pero es normal que haya este tipo de contrastes entre sectores, debido en parte a que las diferentes empresas tienen expectativas diferentes. En el sector del software, por ejemplo, las empresas a menudo tienen tasas de crecimiento más altas y mayores rendimientos sobre el capital. Eso significa que pueden tener ratios PER más elevadas. Después de la Gran Recesión de 2008-2009, las acciones tecnológicas cotizaron a PER bajos, porque los inversores estaban asustados. A medida que la economía mejoraba, los inversores comenzaron a interesarse nuevamente por estas
compañías y, para 2021, Fidelity estimó que el promedio de PER en todo el sector era de aproximadamente 42,6 de media.

Cómo comparar empresas usando la ratio PER

La ratio PER no solo puede usarse para que nos ayude a saber qué sectores están sobrevaluados o infravalorados, sino que también puede utilizarse para comparar los precios de empresas de un mismo sector. Por ejemplo, si dos compañías, ABC y XYZ, se venden a 50 euros por acción, una podría ser mucho más cara que la otra. Esto depende de las ganancias y de las ratios de crecimiento de cada acción. Supongamos que ABC reportó ganancias de 10 euros por acción, y XYZ reportó ganancias de 20 euros por acción. ABC tiene una ratio PER de 5, mientras que XYZ tiene una ratio PER de 2,5. XYZ es una mejor opción de compra en ese momento, ya que el precio de sus acciones es menor para ganancias similares. Por cada acción comprada de XYZ, se pueden obtener 20 euros de ganancias, en lugar de los 10 euros de beneficios obtenibles por cada acción de ABC.

Limitaciones de la ratio PER

A pesar de la utilidad de esta ratio como elemento de valoración, hay que tener en cuenta que no hay una sola regla que pueda aplicarse para invertir con éxito. Adicionalmente, es necesario tomar en consideración lo que está sucediendo en el mundo, los mercados y la economía. Por ejemplo, si la economía está pasando por un mal momento, o hay una crisis de salud global, las ganancias corporativas pueden ser peores de lo esperado y los precios de las acciones pueden cambiar con frecuencia (volatilidad).

La cotización de una acción puede bajar y su valoración puede parecer atractiva con un PER de 14, pero si decide invertir en ella demasiado pronto, sin tomar en consideración el mercado en general, el PER podría retroceder aún más. Por otro lado, en etapas de auge económico, las ganancias corporativas pueden seguir aumentando, y la ratio PER puede seguir aumentando durante varios años consecutivos. Un precio bajo de cotización de una acción no siempre es un indicador de compra, ni tampoco una ratio PER baja. Sin considerar un contexto más amplio, no puede estar seguro de que un PER bajo realmente sea un indicador de una buena inversión.

Algunos inversores prefieren utilizar la ratio de crecimiento de precio sobre beneficios en un periodo dato (PEG, por sus siglas en inglés) en su lugar, porque tiene en cuenta la tasa de crecimiento de las ganancias. Otros inversores pueden preferir la relación PEG ajustada por dividendos porque utiliza la ratio PER básica.

Además se ajusta tanto por la ratio de crecimiento como por la rentabilidad por dividendo de la acción. Como conclusión, si se siente tentado de comprar una acción porque tiene una buena ratio PER, conviene que lleve a cabo un análisis detallado y de más amplio espectro, para averiguar si es realmente tan bueno como parece. Puede hacerse preguntas como ¿Es honesto el equipo directivo? ¿Está perdiendo el negocio clientes clave? ¿El precio, o el rendimiento, de las acciones es el resultado de fuerzas que operan en su sector, en su industria o en la economía? ¿O es consecuencia de malas noticias específicas de la empresa? ¿Está entrando la empresa en un periodo de declive?

La ratio PER básica es un indicador excelente cuando se usa en su contexto, pero no es tan útil por sí misma, al menos no hasta no estar familiarizado con sus inversiones. A medida que aprenda más sobre las ratios, junto con los sectores en los que desea invertir, podrá ir viendo el PER de una empresa en diferentes momentos, lo que le dará una perspectiva que le permitirá decidir si es o no un buen indicador.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.