Paula Mercado (VDOS) /
¿Qué son los fondos long/short o fondos 130/30?
10:00 | 05/07/2021
  • Los fondos 130/30 son inversiones en las que el fondo mantiene posiciones largas y cortas en ciertas acciones
  • El principal beneficio de los fondos 130/30 es la capacidad de un inversor para ganar más exposición y, por lo tanto, más oportunidad
  • Los fondos 130/30 conllevan el riesgo inherente a cualquier inversión, más el riesgo relacionado con las técnicas de apalancamiento y venta en corto que utilizan
Por Paula Mercado

Los fondos 130/30 invierten en acciones, combinando posiciones largas y cortas. Un fondo 130/30 está largo (o posee) acciones por valor del 130% de la cartera, mientras que estará corto en un 30% de los activos en que invierte. También pueden llamarse fondos de renta variable long/short (largo/corto). Se consideran un activo alternativo.

Debido a que combinan posiciones largas y cortas, los fondos 130/30 pueden aumentar su exposición larga a acciones que el gestor considera atractivas. El fondo comienza con posiciones largas del 100%, luego reduce (vende en corto) en un 30% las acciones menos atractivas y utiliza los ingresos obtenidos en esta venta para aumentar su exposición a renta variable un 30%, lo que resulta en un 130% de posiciones largas.

Cómo funcionan los fondos 130/30

Veamos un ejemplo simple para entender el concepto de fondos 130/30:

Digamos que un fondo tiene 1 millón de euros en activos, con los cuales compra 1 millón de valores (100% de largo). El fondo toma prestados títulos por valor de 300.000 euros y los vende (30% menos). Los ingresos de las ventas en corto se utilizan para comprar 300.000 acciones adicionales (30% más de largo).

Ahora el fondo tiene 1,3 millones en posiciones largas (130%) y 300.000 euros en posiciones cortas (30%). Ya tenemos un fondo 130/30.

Beneficios de los fondos 130/30

La estructura de fondos 130/30 puede ser particularmente interesante para el gestor de fondos activo que cree que agrega valor al seleccionar acciones individuales. Por ejemplo, el gestor de fondos tradicional puede elegir acciones que creen que aumentarán de valor, invirtiendo el 100% de la cartera en su selección de acciones. Por otro lado, el gestor de fondos de un fondo 130/30 también tiene una exposición neta al mercado del 100%, pero son capaces de tomar decisiones de inversión con el 160% de los activos de la cartera.

¿Cómo logran el 100% de exposición al mercado y toman decisiones de inversión con el 160% de los activos de la cartera? Como en el ejemplo anterior, el gestor del fondo decide comprar acciones por un valor total del 130% de los activos del fondo y decide tomar posiciones cortas por un valor del 30% de los activos del fondo. La exposición de los fondos al mercado es 130% positiva y 30% negativa, lo que equivale al 100%. Han tomado decisiones activas con una exposición bruta del 160% de la cartera (130% largo, 30% corto).

Diferencia entre fondos tradicionales y fondos 130/30

El fondo tradicional posee las acciones que el gestor del fondo cree que tendrán un rendimiento superior en comparación con el índice de referencia del fondo. Así, por ejemplo, un gestor podría comprar acciones de Microsoft porque creen que Microsoft superará a un índice de acciones de gran capitalización como el S&P 500. Pero si este mismo gestor decide que Microsoft es una pésima inversión, sólo puede vender las acciones si realmente son suyas. Ahí radica la diferencia entre un fondo tradicional y un fondo 130/30. Si el gestor de un fondo 130/30 cree que Microsoft es una pésima inversión, pueden vender las acciones en corto.

Los gestores de fondos 130/30 pueden vender las acciones sin poseer las acciones, una estrategia que los inversores pueden usar para aprovechar la caída del precio de las acciones. Por lo tanto, un gestor de un fondo 130/30 puede tomar la decisión de comprar una acción con el fin de ganar dinero y vender acciones también para ganar dinero, mientras que un gestor de fondos tradicional, para evitar perder dinero solo puede vender acciones que posee.

Limitaciones de los fondos 130/30

Al igual que con cualquier inversión, los fondos 130/30 conllevan riesgos, principalmente con la venta en corto y el apalancamiento. Una cartera con ventas tanto largas como cortas puede tener una mayor rotación, lo que podría significar mayores costes operativos y fiscales.

Mantener posiciones largas y cortas no garantiza que se limite la exposición del fondo a factores de riesgo como los movimientos del mercado de valores. Además, la venta en corto conlleva riesgos, como el aumento de las comisiones por las acciones prestadas y el riesgo de tener que devolver las acciones prestadas en un momento inoportuno. 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.