Por Degussa /
Diez términos básicos para iniciarse en la inversión en oro físico
11:15 | 18/06/2020
  • Se considera lingote de oro a aquellas piezas que pesan 12.4 kilogramos (400 onzas troy estándar, aunque pueden oscilar entre las 350 y 430 onzas), y tienen una forma de triángulo sin punta
  • En la Unión Europea el oro físico de inversión goza de una fiscalidad especial, que exime a los inversores el pago del IVA cuando adquieren piezas de 2 gramos o más
  • La ley o pureza hace referencia a la cantidad de oro puro que contiene cada pieza de este metal
Por Futuro a Fondo

Invertir en oro físico se ha convertido en una práctica cada vez más habitual tanto para inversores especializados como para personas que se inician en esta actividad. Antes de dar los primeros pasos en el mundo de la inversión en oro, primero conviene familiarizarse con algunos términos. Desde Degussa, compañía especializada en la comercialización de oro físico de inversión, han desarrollado este pequeño glosario.

Oro físico de inversión. La normativa europea otorga la categoría de oro físico de inversión a los lingotes o barras de dos o más gramos de una pureza igual o superior a 995 milésimas y las monedas de pureza superior a 900 milésimas, acuñadas con posterioridad al año 1800, que sean o hayan sido moneda de curso legal en su país de origen y que sean comercializadas habitualmente por un precio no superior en un 80% al valor de mercado del oro contenido en ellas.

Lingote. Popularmente se llama lingote de oro a cualquier pieza de este material que ha sido fundida y moldeada. Los hay de una gran variedad de pesos y formas. Sin embargo, acogiéndonos a una definición estricta, el término lingote se refiere a las piezas que tienen unas dimensiones y peso específicos, 12.4 kilogramos (400 onzas troy estándar, aunque pueden oscilar entre las 350 y 430 onzas), y una forma de triángulo sin punta. Estas características forman parte del estándar Good Delivery. Son los que almacenan los bancos centrales y cuyas transacciones fijan el precio de este metal precioso en los mercados.

Barra. Se denomina barra a las piezas de oro de diferentes pesos y tamaños más pequeñas que los lingotes estándar, lo que las convierte en más asequibles para los diferentes tipos de inversores. Además, su divisibilidad las dota de mayor liquidez a la hora de realizar intercambios. En Degussa se pueden encontrar con pesos que oscilan entre 1 gramo y un 1 kilo.

Moneda. Las monedas de oro físico de inversión, aparte de las características reseñadas más arriba, son acuñadas por las casas de la moneda de cada país, tienen un valor facial distinto al de su peso en oro y, entre otros datos, suelen llevar grabado su peso en onzas y el año en que fueron acuñadas. Para ser consideradas oro físico de inversión, deben estar incluidas en el listado de monedas que la Unión Europea publica anualmente.

Ley o pureza. La ley o pureza hace referencia a la cantidad de oro puro que contiene cada pieza de este metal. Para el oro físico de inversión se suele medir en milésimas y para las joyas en kilates.

Onza troy. Es una unidad de medida utilizada habitualmente para pesar los metales preciosos. Equivale a 31,1035 gramos. En un kilo hay 32,1507466 onzas troy. Tiene su origen en el sistema medieval británico de monedas. En el caso del oro físico de inversión, aparte de las piezas de este tamaño, en el mercado existe una gran variedad de lingotes o barras. Así, es habitual encontrarlos de 1 gramo, 2,5 gramos, 5 gramos, 10 gramos, 20 gramos, 50 gramos, 100 gramos, 250 gramos, 500 gramos o 1 kilo.

Good Delivery. Es la estandarización de los grandes lingotes de manera que tengan que ser verificados cada vez que se hace una transacción. Es el estándar de facto de confianza en todo el mundo. El acceso de los refinadores a la lista Good Delivery está controlado por la LBMA, London Bullion Market Association, la asociación de profesionales del mercado que operan con oro y plata más importante del mundo, que es quien establece los estrictos criterios que permiten el comercio mundial de lingotes de estos metales preciosos y garantiza que sean de la máxima calidad y en su fabricación se hayan respetado las normas establecidas por ella. Los refinadores deben someterse a controles estrictos sobre su historial en el mercado, su posición financiera y su capacidad para producir barras que cumplan con los exigentes estándares de la LBMA.

Fiscalidad. En la Unión Europea el oro físico de inversión goza de una fiscalidad especial, que exime a los inversores el pago del IVA cuando adquieren piezas de 2 gramos o más. En el IRPF se incorpora como ganancia o pérdida patrimonial. En la venta, tributa por la diferencia entre el precio de compra y de venta como incremento o disminución parcial en la base del ahorro. En el caso de residir en una comunidad en la que haya que hacer declaración del Patrimonio, se declara igual que el resto de nuestros bienes e inversiones. Cuando en una herencia haya oro de inversión, es recomendable incorporarlo a la misma, ya que nos permitirá disponer de una justificación de procedencia, así como de un valor de adquisición.

Certificado. Es aconsejable que quien invierta en oro físico lo haga en una empresa acreditada. “Siempre nos garantizará la cadena de custodia desde la fundición hasta nuestras manos”, apunta Epeldegui. Los lingotes que se adquieran deben llevar grabados cinco sellos o marcas: nombre del fabricante o distribuidor, tipo de metal (suele aparecer el término en inglés, ‘gold’ o ‘fine gold’), pureza (en los de oro físico de inversión deben aparecer los números 995 en adelante, los de Degussa contienen los números 999,9), peso (normalmente, en gramos) y sello del acuñador (que acredita que se cumplen los requisitos de calidad de Good Delivery establecidos por la London Bullion Market Association). Dependiendo de los fabricantes, algunos también llevan el número de serie.

Numismática. Con el término numismática se hace referencia al estudio y coleccionismo de las monedas. Las monedas de oro físico de inversión, las acuñadas después de 1850 que reúnen las características detalladas más arriba, tienen mayor valor por su peso en oro que por sus características numismáticas, salvo en determinados casos o con determinadas monedas por su rareza o sus características especiales.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.