Paula Mercado (VDOS) /
Las diez reglas de oro de la inversión
10:15 | 08/10/2019
  • Conocer cuáles son sus metas financieras y el periodo, u horizonte de inversión, en que se espera conseguir esas metas, puede ayudar a mantener la disciplina en el seguimiento de la estrategia definida
  • La perspectiva de mayores rendimientos puede ser muy atractiva para el inversor, pero por lo general conlleva también un mayor riesgo de pérdidas
  • Distribuir su capital entre diferentes tipos de activos y áreas geográficas reduce su dependencia en caso de mal comportamiento de alguno de los activos o regiones, que raramente se comportan igual
  • Ha de tener cuidado con las inversiones altamente especulativas, que parecen demasiado buenas para ser verdad, y no seguir al rebaño e invertir sólo porque otras personas lo hacen
Por Paula Mercado

Como forma de celebrar que la Semana de la Educación Financiera, parece una buena idea revisar las diez reglas de oro que pueden ayudar al inversor a mantener el rumbo definido en su plan de inversión, de forma que pueda alcanzar los objetivos marcados. Si bien no garantizan el éxito, por muy disciplinado que sea, pueden ser de gran ayuda.

1. Definir un objetivo o meta es imprescindible, antes de decidir invertir 

Conocer cuáles son sus metas financieras y el periodo, u horizonte de inversión, en que se espera conseguir esas metas, puede ayudar a mantener la disciplina en el seguimiento de la estrategia definida. Por ejemplo, si su objetivo es a largo plazo, como es el caso del ahorro para la jubilación, fecha para la que puede faltar varias décadas, al tener una fecha objetivo definida puede sustraerse a la tentación de cancelar la inversión mientras todavía esté activo laboralmente.

2. Cuanto mayor sea el potencial de rentabilidad, mayor será el nivel de riesgo

La perspectiva de mayores rendimientos puede ser muy atractiva para el inversor, pero por lo general conlleva también un mayor riesgo de pérdidas. Reflexione con detenimiento sobre su nivel de riesgo, porque no todas las personas pueden soportar un nivel de riesgo alto. De hecho, algunas pueden estar más cómodas optando por inversiones menos arriesgadas, incluso aunque los rendimientos probablemente sean menores. En cualquier caso, no hay que olvidar que no hay inversiones sin riesgo y siempre ha de tener en cuenta que existe la posibilidad de que no sólo no gane, sino que recupere una cantidad menor a la invertida.

3. Diversifique

"No ponga todos sus huevos en la misma cesta" es un refrán muy conocido que no conviene olvidar a la hora de invertir. Distribuir su capital entre diferentes tipos de activos y áreas geográficas reduce su dependencia en caso de mal comportamiento de alguno de los activos o regiones, que raramente se comportan igual. De esta forma, si uno de ellos funciona mal, otras inversiones podrían compensar estas posibles pérdidas.

4. Invertir para el largo plazo

Nunca debe considerar que el objetivo de invertir es "hacerse rico rápidamente". De hecho, sería un gran error. Es conveniente mantener una inversión durante al menos cinco años y, si es posible, durante un periodo más largo para darle la oportunidad de proporcionar los rendimientos esperados. Pero incluso en este caso usted debe sentirse cómodo con el riesgo de posibles pérdidas. Invertir a corto plazo, dos o tres años, no resulta conveniente, ya que eso supone que su inversión tendría que estar disponible fácilmente, algo que puede lograrse fácilmente con un depósito.

5. Si parece demasiado bueno para ser verdad, por lo general lo será

Ha de tener cuidado con las inversiones altamente especulativas, que parecen demasiado buenas para ser verdad, y no seguir al rebaño e invertir sólo porque otras personas lo hacen. Por ejemplo, muchos inversores se sintieron atraídos por la moneda digital Bitcoin en la segunda mitad de 2017, a medida que su precio subió, sólo para ver reducir su valor a la mitad en un mes. A mediados de diciembre de 2017, el Bitcoin se negociaba a casi 20.000 dólares; a mediados de enero de 2018 su cotización estaba por debajo de los 10.000 dólares.

6. Nunca invierta en nada que no entienda

Recuerde que le ha costado mucho ganar el dinero que va a invertir, por lo que, antes de confiarlo a un vehículo de inversión debe tomarse tiempo para investigar a fondo hasta que logre entender exactamente lo que implica y cuáles son los posibles riesgos. Los fondos, por ejemplo, publican un Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (DFI) que explica las principales características y costes del fondo. Es importante leer detenidamente este documento antes de invertir.

7. Comisiones y otros costes. Puesto que comisiones y otros costes afectarán a sus retornos, es importante tenerlos en cuenta a la hora de elegir su inversión. Así, en fondos de inversión, el epígrafe de Gastos Corrientes y Comisiones proporciona la imagen más clara de sus costes totales con el TER (Total Expense Ratio), que incluye la Comisión Anual de Gestión y otros costes que se dedujeron el año anterior.

8. Reinvertir las ganancias puede ayudar a aumentar los rendimientos generales

Si no las necesita inmediatamente, puede considerar reinvertir sus ganancias, lo que potencialmente hará crecer el valor de sus rendimientos. Las ganancias se reinvierten automáticamente en los fondos de capitalización o acumulación.

9. No intente adelantarse al mercado

La inversión ideal debería ser aquella en que se compra un valor justo antes de que su precio aumente y vender antes de que descienda. Sin embargo, nadie sabe realmente cómo se van a mover los mercados de valores, por lo que tratar de predecir los altibajos del mercado podría resultar en compras o ventas en el momento equivocado. Una estrategia de comprar y mantener puede ayudarle a comprometerse con sus inversiones a largo plazo, evitando decisiones de pánico en etapas de mayor volatilidad.

10. Revise su cartera

Aunque no resulta conveniente reajustar la cartera con frecuencia, tampoco debe olvidarse de los activos que incluye. Sus inversiones cambiarán de valor con el tiempo, por lo que la asignación de pesos a los diferentes tipos de activo - acciones, bonos, efectivo o inmobiliario – puede comenzar a divergir de sus objetivos de inversión. Por esta razón, es posible que sea necesario reajustar su cartera de vez en cuando, para asegurarse de que todavía se adapta a los objetivos definidos.

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.