Guía de la CNMV /
Conocimientos, habilidades y actitudes que debería tener un inversor ideal
13:30 | 11/03/2021
  • La CNMV ha presentado una nueva guía para mejorar la educación financiera
  • Este marco de competencias básicas para inversores tiene el objetivo de facilitar la toma de decisiones de inversión de una manera más consciente e informada
  • Cubre siete áreas de contenido en las que los inversores deberían desarrollar sus competencias
Por Futuro a Fondo

La CNMV ha presentado una nueva guía con el objetivo de establecer un marco de competencias básicas para inversores que facilite la toma de decisiones de inversión de una manera más consciente e informada. Este marco cubre siete áreas de contenido en las que los inversores deberían desarrollar sus competencias.

Conceptos y principios básicos de inversión

En esta área se incluyen los aspectos elementales que se deben tener en cuenta antes de invertir y cuya asunción por parte del inversor es esencial para elegir el producto más adecuado a su perfil y evitar así resultados no deseados.

Entre los conocimientos más importantes destacan: conocer la diferencia entre el ahorro y la inversión, entender la diferencia entre la inversión y la especulación, la relación entre riesgo y rentabilidad potencial o el impacto que tiene la inflación en un plan financiero a largo plazo y en las inversiones a largo plazo.

Las habilidades que se consideran básicas son: constituir un fondo de emergencia adecuado antes de contemplar la inversión, elegir productos de inversión en línea con el nivel de tolerancia al riesgo y los objetivos de inversión, diversificar y considerar una inversión solo cuando el inversor sepa explicar sus características, comisiones y riesgos, entre otros.

En cuanto a las actitudes y motivaciones, el inversor debe aceptar que el valor de una inversión puede subir o bajar, reconocer que la toma de decisiones sin informarse debidamente puede conllevar más riesgos o concebir la inversión como una parte del proceso de planificación financiera y no como una vía para ganancias especulativas.

Características de los productos de inversión

Existen muchas clases de inversiones. Algunas de ellas son fáciles de comprender, pero otras se basan en mecanismos más complejos que es necesario conocer con cierta profundidad. En esta área se incluyen aquellos aspectos que el inversor debe tener en cuenta a la hora de elegir un producto de inversión.

Algunos de los conocimientos que se consideran imprescindibles son: identificar y comparar las características y riesgos de las distintas clases de activos, identificar los factores que pueden afectar al valor de una inversión y entender las comisiones asociadas a un producto.

Las habilidades necesarias son: investigar y comparar posibles productos de inversión, utilizar las métricas adecuadas para comparar inversiones similares y evaluar la tasa efectiva de rentabilidad de los productos de inversión, entre otras.

Respecto a las actitudes, la CNMV recomienda tener la confianza para investigar las inversiones potenciales antes de comprometerse, la motivación para investigar las inversiones individuales que componen los productos de inversión para tomar decisiones financieras y éticas sobre su idoneidad y reconocer que el rendimiento pasado de una inversión no es una indicación de su rendimiento futuro.

El proceso de compraventa de productos de inversión

Las competencias aplicables al proceso de elegir productos de inversión, proveedores de servicios financieros y las plataformas para la compra y venta de valores.

Algunos de los conocimientos necesarios son: entender las características de los canales disponibles para la compra y venta de productos de inversión, identificar las obligaciones y responsabilidades del proveedor o intermediario de servicios financieros en la compra y venta de productos y comprender los riesgos de delegar la gestión a un tercero, entre otros.

Respecto a las habilidades y comportamientos, la CNMV recomienda utilizar diversos recursos, herramientas e información imparciales e independientes para ayudar a la toma de decisiones, plantear preguntas al proveedor o intermediario de servicios financieros para asegurar la comprensión o clarificar dudas sobre su asesoramiento y recomendaciones de inversión y buscar asesoramiento financiero independiente cuando sea necesario, entre otros.

Algunas de las actitudes más importantes son: tener la confianza para tomar decisiones de inversión informadas, para cuestionar las ofertas de inversión que parecen demasiado buenas para ser verdad o para preguntar a un proveedor o intermediario de servicios financieros sobre productos de inversión, pedirle asesoramiento y preguntar cómo se le remunera por la transacción.

Seguimiento de inversiones

Una vez que se han seleccionado los productos financieros en los que invertir, es necesario llevar a cabo un seguimiento de su evolución con la finalidad de verificar que el comportamiento es el esperado o, si es preciso, realizar algún ajuste.

La CNMV recomienda comprender la información clave del extracto de una cuenta de valores o la documentación de una transacción, conocer el impacto de las distintas opciones disponibles en caso de operaciones societarias y diferenciar entre una ganancia o pérdida no realizada y una realizada.

Asimismo, la CNMV recomienda al inversor, entre otros comportamientos, conservar y revisar de forma regular la documentación relacionada con cuentas de valores, transacciones, etc. y solicitar una copia de estos documentos, revisar de forma regular el rendimiento de las inversiones y reequilibrar la cartera si ya no se ajusta al nivel de tolerancia al riesgo o a sus objetivos.

En esta fase es apropiado tener la confianza para gestionar las inversiones y realizar los ajustes necesarios y tener motivación para mantenerse informado sobre las inversiones existentes y tomar las medidas necesarias.

Derechos y responsabilidades de los inversores

La protección del inversor, como sujeto activo de los mercados de valores, es un objetivo principal de la regulación financiera. Esta protección se refiere principalmente a la relación entre el inversor y el intermediario financiero. En esta área se recogen los aspectos fundamentales que el inversor debe considerar en su trato con la entidad o intermediario financiero.

El inversor debe conocer los derechos y responsabilidades de los inversores y el alcance de las medidas de protección al inversor, incluyendo el procedimiento para presentar quejas y reclamaciones, asi como identificar las implicaciones de dar información inexacta, engañosa o insuficiente al proveedor o intermediario de servicios financieros, entre otros.

Algunos de los comportamientos necesarios son: leer la documentación comercial de un antes de su contratación, verificar con los reguladores financieros pertinentes que una inversión sea regulada/ registrada y cómo está regulada/registrada y verificar con los reguladores financieros que un proveedor o intermediario de servicios financieros esté registrado y habilitado para prestar los servicios que ofrece.

Entra las actitudes destacan: tener la confianza para ejercer los derechos del inversor, reconocer que el cumplimiento de los derechos y responsabilidades como inversor reducirá la posibilidad de que una inversión salga mal y que toda la información contenida en un documento puede tener implicaciones importantes.

Sesgos de comportamiento relacionados con la inversión

En el proceso decisorio intervienen, por un lado, la capacidad analítica y, por otro lado, las emociones. En el ámbito de la toma de decisiones de inversión es preciso conocer estas dos facetas y considerar los aspectos psicológicos y cognitivos que influyen en ellas. En esta área se recogen los aspectos básicos que es recomendable que el inversor conozca sobre la psicología de la inversión.

En este sentido, el inversor debe ser consciente de que los inversores, debido a sesgos emocionales y cognitivos, no siempre toman decisiones racionales y debe conocer ejemplos de sesgos emocionales y cognitivos comunes que pueden influenciar las decisiones de inversión.

Asimismo, debe ser capaz de detectar indicios de sesgos emocionales o cognitivos y tomar decisiones de inversión basadas en datos y hechos objetivos. Para ello debe reconocer qué características humanas, como las emociones, pueden influenciar las decisiones de inversión de forma imprevista y reconocer que la disciplina al invertir puede minimizar los sesgos de comportamiento.

Estafas y fraudes financieros

Existen muchos tipos de estafas y fraudes financieros que, en los últimos años, se han visto incrementados debido a las posibilidades que permiten las nuevas tecnologías. En esta área se recogen los aspectos básicos en los que el inversor debe centrarse para evitar este tipo de situaciones.

El inversor debe conocer las características principales de los fraudes y estafas de inversión comunes e identificar las fuentes disponibles para obtener información sobre estafas y fraudes conocidos. Asimismo, debe detectar si se está utilizando una táctica propia de los fraudes y estafas de inversión, cuestionar las ofertas de inversión que parecen demasiados buenas para ser verdad e informar a los reguladores financieros cuando existen indicios de estafa o fraude de inversión.

Los inversores necesitan tener la motivación para aprender sobre estafas y fraudes de inversión y cómo evitarlos, tener la confianza para cuestionar i una inversión pudiera ser fraudulenta, para reconocer, si ha ocurrido, que ha habido una estafa o fraude de inversión y que las inversiones de “bajo riesgo y alta rentabilidad” no existen.

Puede consultar la guía completa en este enlace