Paula Mercado (VDOS) /
Capital privado y capital riesgo: diferencias y similitudes
13:30 | 23/12/2021
  • Las firmas de capital privado tienden a invertir en compañías más establecidas con cinco o más años de antigüedad, que han tenido la oportunidad de demostrar su valía
  • Las empresas de capital riesgo tienden a apuntar a empresas más nuevas y a startups
  • Los inversores individuales rara vez están involucrados en capital privado o capital riesgo, a menos que tengan un patrimonio neto muy alto
Por Paula Mercado

Tanto los inversores de private equity (capital privado) como los de venture capital (capital riesgo) invierten en empresas privadas a cambio de ser parcialmente propietarios, pero también por los beneficios futuros. Los dos tipos de inversión tienen muchas similitudes, pero también tienen algunas diferencias clave. Las empresas de capital privado y las empresas de capital riesgo tienden a invertir en diferentes tipos de empresas con diferentes objetivos a largo plazo.

¿Qué es el capital privado o private equity?

El capital privado se refiere a la inversión en una empresa privada a cambio de una participación mayoritaria en la empresa. Una empresa de capital privado a menudo toma un papel activo en la gestión de las empresas en las que invierte. Cuando una empresa de capital privado realiza una inversión, generalmente el dinero de todos los inversores se agrupa en un fondo y luego se usa en nombre del fondo. Los inversores en capital privado a menudo incluyen individuos de alto patrimonio neto, compañías de seguros, fondos de pensiones y fundaciones.

Las empresas de capital privado tienden a centrarse en inversiones a largo plazo en activos que tardan en venderse. La inversión suele tener un horizonte temporal de 10 o más años.

Una de las firmas de capital privado más conocidas es Blackstone. Los inversores de la compañía son principalmente inversores institucionales, como fundaciones y fondos de pensiones. La firma se especializa en comprar participaciones mayoritarias en empresas establecidas y ayudarlas a crecer. 

¿Qué es el capital riesgo?

El capital riesgo es técnicamente una forma de financiación de capital. Las empresas privadas con inversores institucionales compran una participación en otras empresas con el objetivo de obtener ganancias. Las empresas de capital riesgo a menudo se especializan en invertir en empresas jóvenes y startups para ayudarlas a despegar y crecer.

Las empresas para las que las empresas de capital riesgo recaudan fondos frecuentemente no tienen acceso a fuentes más tradicionales de capital, como bancos y mercados públicos. Esto generalmente se debe a la falta de activos, al estado de desarrollo en que se encuentran o al tamaño de la empresa.

Un ejemplo de una empresa de capital riesgo es Google Ventures, que respalda a fundadores y nuevas empresas en una variedad de sectores. Hasta la fecha, la compañía ha invertido en más de 500 empresas, con aproximadamente 300 inversiones activas. Google Ventures tiene muchas compañías conocidas en su cartera, como por ejemplo Uber.

Diferencias private equity vs venture capital

Una de las diferencias más significativas entre las empresas de capital privado y de capital riesgo es la etapa de la empresa en la que están invirtiendo.

Las firmas de capital privado tienden a invertir en compañías más establecidas con cinco o más años de antigüedad, que han tenido la oportunidad de demostrar su valía. Las empresas de capital riesgo tienden a apuntar a empresas más nuevas y a startups. Las compañías en las que invierten pueden llevar hasta cinco años en el negocio, o pueden estar despegando.

Cuando las empresas de capital privado invierten en una empresa, compran una participación mayoritaria y asumen un papel activo en la gestión. No necesariamente compran el 100% del capital de la empresa, pero generalmente adquieren al menos el 51% para tener una participación de control. 

Las empresas de capital riesgo tienen más probabilidades de ser inversores minoritarios en una empresa. Tienden a comprar menos capital y permiten que sus administradores mantengan el control, apostando a que redundará en mayores ganancias.

Las empresas de capital privado compran más frecuentemente empresas establecidas y compran una participación de control. Como resultado, las operaciones de capital privado son mucho más caras. Estas empresas podrían gastar cientos o incluso miles de millones en su inversión. 

Debido a que las empresas de capital riesgo adquiere una participación minoritaria en una empresa y apuntan a empresas más nuevas, generalmente no invierten tanto dinero. Podrían distribuir su inversión total en muchas fases, colocando entre 1 millón y 10 millones en las primeras etapas.

Las empresas de capital riesgo pueden invertir más dinero a medida que sus empresas objetivo crecen. Sin embargo, no adquirirán una empresa de la misma manera que lo hará una empresa de capital privado.

Las empresas de capital privado a menudo utilizan compras apalancadas para comprar una participación mayoritaria en otras compañías. Como resultado, utilizan una combinación de deuda y capital. Las empresas de capital riesgo, por otro lado, dependen más del capital. También pueden depender de la deuda, pero eso sería más probable durante las rondas de inversión posteriores en lugar de durante las primeras etapas de la inversión.

El objetivo final de las empresas de capital privado y de capital riesgo es ganar dinero. Sin embargo, los dos tipos de empresas tienen expectativas diferentes. Debido a que las empresas de capital privado invierten en compañías más establecidas que han demostrado su valía, y dado que compran una participación mayoritaria en la compañía, tienen una mayor expectativa de rendimiento. Una firma de capital privado esperaría un retorno de dos a tres veces su inversión inicial en cada acuerdo.

Las empresas de capital riesgo, por otro lado, suelen invertir en empresas más jóvenes. Estas inversiones son más un acto de fe, lo que significa que hay más riesgo involucrado. Esperan un mayor rendimiento que las firmas de capital privado a partir de las operaciones que generen ganancias, pero esperan que la mayoría de su rendimiento provenga de solo unas pocas inversiones. El resto puede resultar en pérdidas. En general, la regla general para los inversores de capital riesgo es que el 20% de sus inversiones producirán el 80% de sus objetivos de rendimientos.

Similitudes entre el capital privado y el capital riesgo

A pesar de las diferencias entre el capital privado y el capital riesgo, también tienen algunas similitudes críticas. En primer lugar, tanto el capital privado como el capital riesgo implican que los inversores externos pongan dinero en empresas con la esperanza de obtener un retorno de su inversión, lo cual sucede a menudo cuando la empresa sale a bolsa o es adquirida.

Las empresas de capital privado y las empresas de capital riesgo también están estructuradas de manera similar. Ambas suelen ser sociedades limitadas, donde uno o más socios administran el dinero, mientras que los otros simplemente contribuyen. En el caso de estas empresas de inversión, los socios limitados suelen ser particulares, empresas o fondos de pensiones. Los socios generales se encargan de tomar las decisiones y del proceso de inversión.

En última instancia, las empresas de capital privado y las empresas de capital riesgo tienen el mismo objetivo final: maximizar las ganancias.

Capital privado, capital riesgo e inversores individuales

Los inversores individuales rara vez están involucrados en capital privado o capital riesgo, a menos que tengan un patrimonio neto muy alto. Pero esto no significa que estos acuerdos no tengan ningún efecto en los inversores.

En primer lugar, una inversión de una empresa de capital privado o una empresa de capital riesgo puede ser extremadamente beneficiosa para una empresa. Esa empresa no solo tendrá más recursos financieros a su disposición para ayudarla a crecer, sino que, en el caso del capital privado, también significa ayuda práctica para administrar el crecimiento de la empresa. Tal inversión podría incluso impulsar a una empresa hacia una salida a bolsa u oferta pública inicial (OPI). Este fue el caso de Bumble y Uber. Ambas compañías finalmente se hicieron públicas después de inversiones de capital privado o de capital riesgo.

Pero también puede suceder lo contrario. Por ejemplo, Keurig Green Mountain, Inc. fue una empresa que cotizó en bolsa hasta 2015. La compañía fue adquirida por un grupo inversor, lo que provocó que la empresa pasara a ser privada. Los accionistas existentes recibieron cada uno 92 dólares por acción, y la compañía dejó de cotizar en el Nasdaq.

Como puede verse, los inversores individuales pueden verse directamente afectados por ciertos acuerdos de capital privado. Sin embargo, este tipo de situación sería menos común con los acuerdos de capital riesgo, ya que esas empresas son más nuevas y es menos probable que coticen en bolsa.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.