Inicio / Opinión
Joël Le Saux (SYZ Asset Management) /
Japón: cinco razones para apostar por el país del sol naciente
15:30 | 26/07/2017
Por Joël Le Saux

Japón ha vuelto. Puede que el Abenomics no haya materializado por completo sus promesas, pero el motor del crecimiento económico nipón no para de ganar fuelle. Las presiones deflacionistas parecen ser cosa del pasado, mientras que el factor doblemente favorable que supone la mejora de la confianza de las empresas y los consumidores está impulsando el crecimiento de las firmas japonesas orientadas al mercado interno.

Ante la mejora del contexto económico, tanto los inversores como los profesionales de la gestión están comenzando a fijarse de nuevo en Japón, un mercado en el que las valoraciones se perfilan cada vez más interesantes. Ante esta coyuntura de mejora, tanto a nivel macroeconómico como de fundamentales, puedo distinguir cinco razones por las que los inversores deberían replantearse la exposición de sus carteras a este país.

Después de quince años de deflación ininterrumpida, es hora de olvidar "la década perdida"; Desde finales de 2014, la inflación ha vuelto a hacer acto de presencia. Si bien está lejos de cumplir las aspiraciones del Banco de Japón (BoJ), la clave no es el nivel, sino el dinamismo: el rumbo parece claro. Además, ante las notables tensiones que se ciernen sobre el mercado laboral (la ratio de vacantes/aspirantes está en máximos de los últimos 43 años), cabe esperar que la inflación salarial, y en los precios, continúe en ascenso.

A este respecto hemos asistido a una tendencia positiva desde 2009, que se aceleró a partir de 2014. Una consecuencia de este tenso mercado laboral ha sido el notable incremento de los salarios, que es un factor realmente favorable para el consumo privado y, por ende, para la economía en general.

Si bien las medidas del BoJ y Abenomics tienden a acaparar titulares, lo reseñable ha sido cómo la recuperación del mercado interno ha ido tomando fuerza discretamente; algo que los inversores internacionales han ignorado, pese al alza de los datos económicos

Por ejemplo, el crecimiento del PIB real anualizado se ha situado en un 1,2% en los últimos cinco años, un dato relevante en un mundo de escaso crecimiento, si tenemos en cuenta que la zona euro se
expandió a un ritmo del 0,8% anual el mismo periodo. En Reino Unido y Estados Unidos, el PIB creció un 2,1% en ambos casos.

Japón también está dejando atrás las secuelas de una burbuja inmobiliaria que devastó los balances bancarios y afectó a la confianza de los consumidores. Tras un recorte de la capacidad y el cierre de fábricas, estamos viendo cómo unas empresas más racionalizadas logran incrementar sus niveles de rentabilidad. Como fiel reflejo de la notable mejora de su salud financiera, muchas compañías han reinvertido capital. Este enfoque continuado en la rentabilidad ha dado sus frutos en diferentes sectores.

Las compañías tanto manufactureras como dedicadas a otras actividades han incrementado sus beneficios, una tendencia positiva que llevamos viendo desde 2008. También hemos asistido a un crecimiento a largo plazo en el sector servicios, que ha traído una consolidación encabezada por los ganadores del mercado. Esta rentabilidad ha contado con el apoyo de la evolución de la dinámica del mercado laboral.

Muchos miembros del baby boom se están jubilando, lo que supone una reducción de las ineficiencias y la burocracia asociadas al sector privado nipón

En un mundo en el que las oportunidades no dejan de bajar, extraer alfa desde la asignación regional y la selección de valores es cada vez más complicado. Desde el punto de vista de las valoraciones relativas, las compañías japonesas son de las más baratas del universo desarrollado, en relación con sus homólogas como con la media histórica del país. Por ejemplo, hoy en día la renta variable japonesa se negocia a un PER a 12 meses de 14 veces; esto es, con un descuento frente a las 18 veces del S&P 500 y las 15 veces del STOXX Europe 600.

Aunque pueda parecer que el argumento para volver a invertir en Japón ha vuelto, la verdad es que realmente nunca se fue. El tiempo ha demostrado que el país es una notable fuente de diversificación.

Joël Le Saux, gestor del fondo Oyster Japan Opportunities

Sobre Joël Le Saux

Joël Le Saux es gestor del fondo Oyster Japan Opportunities

Comentarios

Añadir nuevo comentario