Inicio / Opinión
El blog de Martín Huete /
El cuarto supuesto de MiFID II
Por Martín Huete

Andan los poderes fácticos de la industria de inversión colectiva revueltos buscando desesperadamente el cuarto supuesto tal y como hacían los Mondoshawan al proteger el quinto elemento en la película francesa, con coproducción americana, dirigida por Luc Besson, del mismo nombreLe Cinquième Élément.

El motivo tiene un nombre: se acaba la barra libre en la distribución de los fondos de inversión por parte de las entidades financieras en sus poderosas redes bancarias, debido a la transposición de la Directiva MiFID II, reflejada en el borrador del Real Decreto que el Ministerio de Economía publicó recientemente y que ha estado en audiencia pública hasta el pasado 18 de septiembre.

La norma de Economía establece, en su artículo 58, que el cobro de incentivos sólo será posible cuando “está diseñado para elevar la calidad del servicio pertinente al cliente”. Para ello, debe generar “un beneficio tangible para el cliente”. Por lo tanto, los incentivos “no se considerarán aceptables” si la prestación es sesgada o distorsionada por culpa de las retrocesiones...

Para seguir leyendo este artículo visite "El blog de Martín Huete"

Sobre Martín Huete

Licenciado en Derecho por el CEU, MBA por el IESE en Barcelona, Título de Analista Financiero Europeo por el Instituto Español de Analistas Financieros, Máster en Dirección de Marketing Digital y Comunicación 2.0 por ESDEN Business School. Actualmente es co-fundador y co-ceo de Finizens y vicepresidente de la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI).

Comentarios

Añadir nuevo comentario