Inicio / Noticia
Recomendaciones de EFPA España /
Si ha ganado el ‘Gordo de Navidad’, no se olvide de…
13:45 | 22/12/2017
  • Puede darse algún ‘caprichito’, pero evite los derroches y caer en la trampa de contratar cualquier producto ‘gancho’ que le ofrezcan en alguna entidad financiera
  • Desconfíe siempre de productos que ofrecen altísimas rentabilidades sin asumir grandes riesgos, ya que riesgo y remuneración van de la mano
  • Buscar un asesor financiero acreditado e independiente le ayudará a gestionar correctamente la vida financiera del premio, en función de sus necesidades y objetivos
  • Reducir una deuda tiene sentido económico siempre que el coste, es decir el tipo de interés, sea superior a la rentabilidad que nos daría otro activo financiero
Por Futuro a Fondo

La mayoría de los afortunados que este viernes 22 de diciembre porten un décimo premiado con el “Gordo de Navidad” aprovecharán para tapar algunos agujeros y darse algún capricho pero, a partir de ahí, tendrán que realizar un ejercicio de planificación financiera antes de tomar cualquier decisión de inversión, amortizar la hipoteca o liquidar algún préstamo personal. Y es que una mala gestión puede salir muy cara y acarrear una serie de problemas añadidos. De hecho, algunas estadísticas señalan que tres de cada cuatro ganadores de la lotería tienen menos dinero cinco años después de haber ganado un premio de lotería.

EFPA España ha elaborado un documento didáctico que recoge algunos consejos a tener en cuenta, si nuestro boleto ha resultado premiado:

1. Mantener la calma

Puede darse algún ‘caprichito’, siempre teniendo en cuenta sus circunstancias y necesidades personales. Eso sí, evite los derroches y caer en la trampa de contratar cualquier producto ‘gancho’ que le ofrezcan en alguna entidad financiera.

2. No hay inversión exenta de riesgo

Antes de contratar un producto de inversión, lo primero que debemos analizar es el nivel de riesgo que estamos dispuestos a asumir. Desconfíe siempre de productos que ofrecen altísimas rentabilidades sin asumir grandes riesgos, ya que riesgo y remuneración van de la mano. En todo caso, tenga en cuenta que no existe el producto financiero perfecto, sino que depende del perfil de riesgo de cada ahorrador.

3. Lo mejor es consultar con un asesor financiero

Buscar un asesor financiero acreditado e independiente le ayudará a gestionar correctamente la vida financiera del premio, en función de sus necesidades y objetivos. Recuerde que el concepto inversión va unido a un horizonte temporal a largo plazo. Un asesor financiero cualificado podrá diseñar con usted una estrategia a medida para maximizar su ahorro a largo plazo, realizando los cambios necesarios en su cartera en función del comportamiento mercado. Lo ideal sería también consultar también un asesor fiscal y legal.

4. Analizar en qué casos merece la pena liquidar algún préstamo o amortizar parte de su hipoteca

Reducir una deuda tiene sentido económico siempre que el coste, es decir el tipo de interés, sea superior a la rentabilidad que nos daría otro activo financiero. Si tenemos la hipoteca al 4% y podemos obtener una rentabilidad del 1% con el dinero, pues es mejor amortizar. Pero si la hipoteca la tenemos,
gracias a la eliminación de las clausulas suelo, a tipos casi de 0% y la rentabilidad a obtener es del 1%, es mejor no adelantar pagos.

Por otro lado, no hay que olvidar que puede haber unos costes de cancelación anticipada en el contrato que penalicen esa anticipación. La recomendación es hablar con un asesor financiero, que conozca nuestra situación económica, los costes de la hipoteca (intereses, cancelación anticipada,…) y las alternativas de inversión, y el deseo de riesgo (o tranquilidad) del cliente.

También existe una ventaja fiscal, si se trata de la vivienda habitual adquirida antes del 1 de enero de 2013, que permite desgravar hasta 9.400 euros anuales. Por tanto, si se adelanta el pago, por ejemplo, en 25.000 euros, se pierden casi 16.000 euros en desgravaciones fiscales, por lo que sería más rentable maximizar los pagos hasta ese límite fiscal.

5. Ahorrar para su jubilación

Si queremos mantener nuestro poder adquisitivo en el momento de la jubilación, no nos quedará otro remedio que completar la pensión pública. Si no lo has hecho antes, este puede ser el mejor momento para abrir un plan de pensiones, o algún otro vehículo alternativo, pensado para complementar la renta en la jubilación (PPA, PIAS o seguros de vida de ahorro). Cuanto antes empiece a ahorrar para su jubilación, menor será el esfuerzo y mayor margen tendrá para asumir riesgos que aparejen una mayor rentabilidad. Recordemos que este tipo de vehículos cuentan con interesantes ventajas fiscales.

6. Hay ganador que repite año tras año

Recuerde que los premios hasta 2.500 euros están exentos de impuestos y deberán cobrarse en cualquier Administración de Lotería pero, a partir de esa barrera, la Agencia Tributaria se queda el 20% y deberán cobrarse en una entidad bancaria colaboradora, en un plazo máximo de tres meses. De este
modo, el importe neto del premio ‘Gordo’ de Navidad (400.000 euros por décimo), tras el pago de impuestos, ascendería a 320.500 euros.

Una vez ya cobrado el premio y ya libre de impuestos, no hay que volver a tributar por él en la Declaración de la Renta. Sin embargo, si quieres donar parte de tu premio a un familiar y no puedes demostrar que el décimo es compartido, tendrás que pagar el Impuesto de Donaciones y Sucesiones. También debes tener en cuenta que una vez invertido nuestro dinero, tendremos que pagar los impuestos correspondientes a los rendimientos que genere, por lo que será fundamental tener en cuenta que algunos productos financieros, como los fondos de inversión, ayudan a diferir el pago de estos
gravámenes.

7. Vigile su dinero

Todos los puntos anteriores no tienen ningún sentido si no cuidamos y gestionamos adecuadamente nuestras inversiones. Como regla general, cuanto mayor sea el capital invertido y el riesgo asumido, mayor vigilancia tendrás que ejercer. En este sentido, es fundamental contar con un sistema de seguimiento y evaluación que permita tomar decisiones adecuadas teniendo en cuenta factores como: cambios en los mercados, subidas de tipos de interés, cambios políticos, cambios en nuestras circunstancias personales, etc.

Comentarios

Añadir nuevo comentario