Inicio / Noticia
Estudio de Natixis GAM /
El inversor español prefiere la seguridad, pero necesita un 10% de rentabilidad anual
12:45 | 26/09/2017
  • En España el porcentaje de inversores que cree que las gestoras de activos aportan valor (76%) es mayor que el de sus homólogos en todo el mundo (58%)
  • Los inversores españoles son más proclives a pensar que las gestoras de activos son transparentes sobre la evolución de los fondos (73%, frente al 59% mundial)
  • Un porcentaje mayor de los inversores (75%, frente al 66% mundial) prefiere que un experto de su confianza encuentre las mejores oportunidades de inversión en el mercado
  • Casi un tercio de los inversores españoles (32%) se preocupa cuando sus inversiones pierden un 5-7% en un mes dado, frente al 26% de los inversores mundiales
Por Futuro a Fondo

El 62% de los inversores españoles se sienten financieramente seguros y lo suficientemente reforzados por las sólidas ganancias bursátiles para asumir más riesgo en sus inversiones, pero los máximos históricos del mercado y la inusitada tranquilidad del último año no bastan para calmar su miedo a sufrir pérdidas, según un nuevo estudio de ámbito nacional realizado por Natixis Global Asset Management.

El estudio de Natixis GAM, en el que participaron 8.300 ahorradores de todo el mundo de los que 400 eran españoles, revela que menos de la mitad de los inversores (32%) confían plenamente en sí mismos para tomar decisiones de inversión y, aunque la mayoría admite necesitar ayuda, tienen problemas para decidir en quién confiar.

En general, los inversores señalan que les cuesta decidir en quién confiar y parecen tener sensaciones encontradas sobre la industria financiera y sus decisiones de inversión. El panorama es ligeramente más halagüeño en España ya que el porcentaje de inversores que cree que las gestoras de activos aportan valor (76%) es mayor que el de sus homólogos en todo el mundo (58%).

Los inversores españoles son más proclives a pensar que las gestoras de activos son transparentes sobre la evolución de los fondos (73%, frente al 59% mundial) y las limitaciones de sus productos (68%, frente al 54% mundial) y anteponen los intereses de los clientes cuando gestionan su patrimonio (67%, frente al 52% mundial).

En España, un porcentaje mayor de los inversores (75%, frente al 66% mundial) prefiere que un experto de su confianza encuentre las mejores oportunidades de inversión en el mercado. De hecho, aunque el coste es ciertamente un factor determinante que aleja a los inversores no asesorados del asesoramiento, los inversores españoles conceden menos importancia a cuánto pagan por el asesoramiento cuando eligen a su asesor financiero (35%, frente al 40% mundial).

Y también son menos proclives a decir que no tienen asesor financiero porque cuesta demasiado (21%, frente al 35% mundial)

El riesgo es lo primero, pero las expectativas de rentabilidad son elevadas

Los inversores de todo el mundo afirman preferir la seguridad a la rentabilidad (73% en España), pero hay incoherencias en sus sensaciones, ya que también esperan unas elevadas rentabilidades anuales, una meta que les llevaría hacia activos de mayor riesgo. Por ejemplo, los inversores españoles señalaron que necesitan una rentabilidad media anual del 10,2% sobre la inflación (9,9% en todo el mundo) atendiendo a cómo se plantean sus objetivos.

Este énfasis en el riesgo contrasta con un trasfondo de cortoplacismo en el que las pérdidas, incluso a intervalos mensuales, son suficientes para suscitar preocupación entre algunos inversores. Casi un tercio de los inversores españoles (32%) se preocupa cuando sus inversiones pierden un 5-7% en un mes dado, frente al 26% de los inversores mundiales.

Menos de uno de cada diez inversores españoles (8%) afirma no preocuparse por los resultados a corto plazo, frente al 15% de los inversores en todo el mundo

Pero al mismo tiempo, rechazan la indexación encubierta. Más de tres cuartas partes de los inversores españoles (78%) piensan que muchas gestoras de fondos cobran comisiones incluso cuando simplemente están replicando un índice. Además, la mayoría cree que los fondos indexados tienen menos riesgo (68%, frente al 62% en todo el mundo).

En opinión de Sophie del Campo, directora ejecutiva de Natixis Global Asset Management para la Península Ibérica, Latinoamérica y área US Offshore, "en un mundo donde prima la recompensa inmediata, los inversores deben aprender a mirar al largo plazo. Una gestora activa puede ayudarles a centrarse en sus objetivos a largo plazo mientras les ayuda a gestionar sus emociones y moverse por el entorno actual, donde cada vez es más difícil aportar valor y gestionar adecuadamente el riesgo".

Los inversores buscan alternativas, pero necesitan ayuda

El estudio también pone de relieve que la disposición de los inversores a emplear estrategias alternativas supera el grado de utilización actual. De hecho, más de siete de cada diez inversores españoles (71%) están dispuestos a invertir en activos distintos de las acciones y los bonos (70% mundial), pero solo cuatro de cada diez (42%) invierten realmente en activos alternativos (40% mundial).

Pero existe cierta confusión sobre estos productos, lo que indica que la industria no ha explicado bien las inversiones alternativas. Aunque casi tres cuartas partes de los inversores españoles (71%, frente al 66% mundial) afirman que su asesor les ha hablado sobre las inversiones alternativas, el 76% piensa que estas inversiones tienen más riesgo que las clases de activos tradicionales (66% en todo el mundo) y el 64% piensa que las inversiones alternativas son demasiado complejas para ellos (60% mundial).

"Nuestra misión como gestora de activos es trabajar junto con los asesores y ofrecer a los inversores la ayuda que necesitan para tomar decisiones de inversión racionales. Hace falta más formación y asesoramiento sobre inversiones alternativas, ya que estas estrategias podrían desempeñar un papel más protagonista en las carteras para mejorar la diversificación y los resultados a largo plazo», explica Sophie Del Campo.

Comentarios

Añadir nuevo comentario