Inicio / Noticia
1.700 millones de anuncios retirados /
La información y la publicidad falsa, el dolor de cabeza de Google
11:45 | 30/01/2017
  • Se han retirado 5 millones de anuncios de préstamos abusivos desde que el buscador modificó su política publicitaria para incluirlos
  • Los anuncios “trick to clic", que llevan a descargarse software o malware dañinos, se han multiplicado por seis el año pasado
  • En total, se han eliminado más de 68 millones de anuncios que infringen las normativas sanitarias
  • Hasta 200 editores han sido retirados permanentemente de la red por difundir información falsa
Por Futuro a Fondo

En 2016, el buscador de internet eliminó el doble de anuncios falsos que el año anterior. En total, han retirado 1.700 millones de anuncios que infringen sus políticas publicitarias y, como ​la compañía destaca lo han hecho de una forma casi automática. “Si invertimos más de un segundo en retirar cada uno de estos malos anuncios, tardaríamos más de 50 años en acabar con toda esta tarea”, explica Google en un informe

Para ello, Google amplió el año pasado sus políticas publicitarias para incrementar la protección de los usuarios contra ofertas engañosas y abusivas. En julio presentaron una política para prohibir los anuncios de préstamos vinculados a sueldos, que, a menudo, tienen como consecuencia unos pagos insostenibles y altas tasas de morosidad para los usuarios. En los seis meses desde el lanzamiento de esta política, retiramos más de 5 millones de anuncios de este tipo.

Otro grupo de anuncios a los que Google ha plantado cara es a los anuncios “trick to clic" que aparecen frecuentemente como advertencias del sistema para que los usuarios hagan clic sobre ellos, sin darse cuenta de que, con esta acción, pueden descargar software o malware dañinos en sus equipos. En 2016, Google detectó y eliminó un total de 112 millones de anuncios de este tipo, lo que supone 6 veces más que en 2015.

Uno de los tipos más habituales de los malos anuncios son los que promocionan actividades ilegales, como los productos farmacéuticos no aprobados o las empresas de apuestas (en aquellos países en donde estas actividades no están permitidas). Google confirma que el año pasado se detectó un enorme incremento de este tipo de acciones promovidas por los anunciantes y retiraron más de 68 millones de malos anuncios por infringir las normativas sanitarias, lo que representa un aumento desde ​los 12,5 millones en 2015. De forma parecida, se retiraron más de 17 millones de malos anuncios por infringir las normativas legales sobre apuestas.

En cuanto a anuncios engañosos, Google señala que algunos intentan hacer que los usuarios hagan clic y vean los anuncios engañando de forma intencionadamente con información falsa como, por ejemplo, preguntado: “¿corres el riesgo de padecer esta enfermedad rara que se come la piel?” u ofreciendo curas milagrosas como una pastilla con la que puedes perder 22 kilos en 3 días. En 2016, retiraron cerca de 80 millones de malos anuncios por engañar, mentir y asustar a los usuarios.

Capítulo aparte merecen los anuncios engañosos en internet móvil a través de anuncios de auto clic. Este tipo de publicidad consiste en que de repente y sin avisar, el usuario acaba en una tienda de apps descargando una aplicación que no desea. Google explica que, en 2015, solo eliminaron algunos pocos de miles de este tipo de malos anuncios, pero en 2016, sus sistemas han detectado y eliminado más de 23.000 anuncios de auto clic.

Por último, los estafadores saben que los anuncios para ciertos productos – suplementos para perder peso o préstamos vinculados a sueldos – no son permitidos por las políticas de Google, por lo que intentan engañar a al sistema para lograr incorporarlos a Internet. Este tipo de actividades fraudulentas también han experimentado un importante incremento en 2016. El año pasado, Google retiró casi 7 millones de malos anuncios por intentar de forma intencionada engañar a sus sistemas de detección.

Información falsa

En 2016, Google observó, además, un incremento en el número de sitios que ofrecían información falsa sobre quiénes eran y sobre su contenido a los usuarios de Internet. Entre noviembre y diciembre de 2016, analizaron 550 sitios sospechosos de hacerse pasar por organizaciones de noticias, actuando contra 340 de ellas tanto por falsificación de identidad como por otros fraudes mientras que cerca de 200 editores fueron retirados permanentemente de la red.

 

 

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario