Inicio / Noticia
Barómetro de las pensiones de Kessler & Casadevall /
Las gestoras de pensiones se tornan un poco más cautas
11:45 | 07/12/2017
  • La asignación agregada media a renta variable apenas varió (37% del total) mientras que la asignación a renta fija aumentó moderadamente en dos puntos hasta el 52,5%
  • La inestabilidad política generada en Cataluña no parece tener un impacto negativo en los posicionamientos o intenciones respecto a la deuda española
  • Se reduce el porcentaje de gestoras que piensan aumentar su exposición a bolsa de la zona euro en los próximos meses
  • Ante el anuncio de futuras rebajas de las comisiones máximas en los planes de pensiones, sólo un 18% de las gestoras dicen que optarán por un mayor uso de la gestión pasiva
Por Futuro a Fondo

La encuesta de asignación de activos e inversiones de las pensiones privadas en España realizada por Kessler & Casadevall correspondiente al tercer trimestre de 2017 revela una asignación de activos bastante estable respecto al trimestre anterior si bien un poco más defensiva.

La asignación agregada media a renta variable apenas varió (37% del total) mientras que la asignación a renta fija aumentó moderadamente en dos puntos hasta el 52,5%. La posición media en liquidez quedó justo por debajo del 5% y el posicionamiento en alternativos se mantuvo estable.

“Las intenciones expresadas revelan el posicionamiento más cauto de ‘esperar y ver’ con aumentos generalizados de los porcentajes de gestoras que planean mantener invariable su asignación de activos. En el caso de la renta fija además se revierte el elevado número de gestores que el trimestre anterior pensaba reducir su exposición a esta clase de activo en los próximos meses”, según explica Juan Manuel Vicente Casadevall, socio de Kessler&Casadevall AF.

La inestabilidad política generada en Cataluña no parece tener un impacto negativo en los posicionamientos o intenciones respecto a la deuda española. Incluso se registra un pequeño incremento del porcentaje de gestoras que piensan aumentar su exposición a esta en los próximos tres meses tras varios trimestres consecutivos de falta de apetito por dicho activo.

Se observa también un ligero aumento de apetito por las deudas de calidad en general, bonos europeos y de Estados Unidos en particular. El crédito y concretamente el europeo se considera sobrevalorado (por dos tercios del panel) en términos de diferenciales o spreads.

Por el lado de la renta variable se registra un aumento de la asignación a las bolsas de la zona euro y de Estados Unidos y una reducción a las de Japón y Mercados Emergentes. Estados Unidos en términos relativos es la región más favorecida y parece que las bolsas europeas pierden algo de su brillo a los ojos de las gestoras de pensiones españolas.

Así, se reduce el porcentaje de gestoras que piensan aumentar su exposición a bolsa de la zona euro en los próximos meses. Este dato es consistente con el aumento de la opinión de que las bolsas europeas comienzan a estar sobre compradas también, aunque todavía son mayoría los que opinan que su valoración es justa. “La bolsa española pierde atractivo a corto plazo, al reducirse claramente los panelistas que piensan aumentar su exposición a activos domésticos”, afirma Casadevall.

En lo que respecta a activos alternativos la encuesta de Kessler & Casadevall destaca cómo baja el entusiasmo por el inmobiliario. Por el contrario, los fondos alternativos regulados (“Newcits”) no sólo siguen siendo el activo más popular en este segmento, sino que se incrementa el porcentaje de los gestores que los usan y de sus intenciones de aumentar exposición en los próximos meses.

El desarrollo de la ISR parece estabilizarse en términos generales en el sector de las pensiones privadas en España excepto en el uso de gestores/fondos externos que aumenta. Por tipos de activo la renta variable sigue siendo el activo estrella, con un 82% del panel declarando el uso de criterios ISR.

Comisiones de Control y Políticas de las Compañías son las razones fundamentales en la adopción de algún modo de dichos criterios. Entre la minoría que no los adoptan las dudas sobre su impacto en las rentabilidades y la falta de recursos son las razones más aducidas. No obstante, a futuro (próximos doce meses) se registra un aumento en las gestoras que planean adoptar políticas ISR y en caso materializarse estaríamos hablando de que algo más de un 80% del representativo panel de este barómetro las implementarán de algún modo.

El uso de la gestión pasiva se mantiene estable respecto a la activa, aunque sí aumenta el porcentaje del panel que usa el instrumento ETF y se alza ya hasta el 80%. La pregunta del trimestre respecto a un entorno de bajada de comisiones, y ante el anuncio de futuras rebajas de las comisiones máximas en los planes de pensiones, sólo un 18% de las gestoras dicen que optarán por un mayor uso de la gestión pasiva.

Comentarios

Añadir nuevo comentario