Inicio / Noticia
Informe del CGE /
El 70% de los fondos públicos para formación de trabajadores termina no utilizándose
12:30 | 05/10/2017
  • La tasa de ocupación de los graduados superiores en España es un 16% más elevada que la de los titulados en bachillerato o ciclo formativo de grado medido
  • El porcentaje de población con estudios de educación secundaria y/o postsecundaria no superior en países de nuestro entorno (48%) es más del doble que el de España (22%)
  • Según el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, “los estudiantes y el sistema educativo deberían orientar sus esfuerzos hacia habilidades tendentes a la empleabilidad”
Por Futuro a Fondo

El CGE ha constatado que una parte sustancial de los fondos que la Administración pone a la disposición de las empresas para financiar la formación de sus trabajadores no termina utilizándose. Así, del total de fondos disponibles para este tipo de formación, las empresas españolas utilizan únicamente poco más de un 30%. Además, las pymes encuentran excesivas dificultades para poder gestionar ágilmente el uso de estos fondos.

Es una de las principales conclusiones de un estudio realizado por el CGE en el que, además, se afirma que el tejido empresarial español no reúne los requisitos que facilitan la formación en el puesto de trabajo y hace falta, por tanto, la implicación del sector público en la promoción y financiación de actividades formativas. De hecho, en opinión de Roberto Pereira, presidente de Economistas Asesores Laborales (EAL) –órgano especializado en materia laboral del Consejo general de Economistas “sería importante que los fondos que la Administración pone a disposición de las empresas se destinaran a políticas activas de empleo”.

Durante la presentación de este informe también se ha hecho referencia a los cambios en el sistema público de formación continua surgidos a partir de la Ley 30/2015, de 9 de septiembre, que regula el sistema de formación profesional para el empleo. Según el CGE, la norma introduce mejoras en este campo, pero es necesario que la Administración implemente estas mejoras en la práctica

Así, Oriol Escardíbul, profesor de Economía Aplicada, vicerrector de la Universidad Autónoma de Barcelona y coordinador de este dossier sobre Formación y Mercado de Trabajo, ha destacado que “la norma aumenta la transparencia del sistema y consolida derechos de formación para los trabajadores como el cheque de formación, el derecho a 20 horas pagadas de formación al año y un sistema integrado de información sobre la vida formativa de los trabajadores”. Asimismo, subrayó que, según se desprende del estudio, durante la década (2004-2014) se ha cuadriplicado el número de empleados formados por las empresas.

Educación y empleo, una conexión con buenos resultados

El informe sostiene que, de todos los países de la Unión Europea, España era en el año 2015 el quinto con un menor porcentaje de trabajadores entre 25 y 64 años ocupados en tareas de alta calificación: el 32,9%, alejado del 40,7% del conjunto de la UE. Además, el porcentaje de población con estudios de educación secundaria y/o postsecundaria no superior en países de nuestro entorno (48%) es más del doble que el de España (22%)

Además de constatar que la inversión en educación y formación tiene ventajas en la trayectoria profesional de los individuos en términos salariales y en el mercado de trabajo, el CGE también ha hecho estudiado el porqué de la precaria situación laboral de los graduados universitarios en España frente a la de los graduados de los principales países de la UE. Se observa, por ejemplo, una menor tasa de ocupación de los titulados universitarios españoles con respecto a los del conjunto de la Unión Europea (78,5% en España y 84,1% en la UE) y una tasa de paro más elevada (12,4% y 5,5%, respectivamente).

Al margen de la mayor empleabilidad, la conexión entre formación y trabajo toca de lleno el bolsillo. Los salarios de los trabajadores con estudios universitarios superan en casi un 200% a los de los que no han concluido la ESO. La media de los salarios brutos mensuales de los ocupados con una titulación de enseñanza terciaria es prácticamente un 30% superior al dato para el conjunto de la población empleada.

La tasa de ocupación de los graduados superiores en España es un 16% más elevada que la de los titulados en el nivel educativo inmediatamente inferior (bachillerato o ciclo formativo de grado medido), la tasa de paro un 35% inferior y los ingresos un 51% superiores

Por su parte, Roberto Pereira, presidente de Economistas Asesores Laborales (EAL) –órgano especializado en materia laboral del Consejo general de Economistas– ha señalado que “teniendo en cuenta las cifras que resultan del informe que hoy se presenta, sería conveniente apostar por la formación profesional, que asegura una mayor empleabilidad al tiempo que reducimos el número de titulados superiores, que es una de las bolsas de desempleo con más dificultades para encontrar un puesto de trabajo acorde con su titulación”.

De hecho, España es el país de la UE donde más graduados están ocupados en trabajos de baja cualificación. Por ello, el CGE considera que habría que mejorar el servicio de orientación laboral de los universitarios potenciando las bolsas de trabajo de las Universidades y perfeccionando el sistema de prácticas en empresas para estudiantes en los últimos cursos de titulación.

 

 

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario